-¿Esperaban este boom de los usados?

- Había una expectativa. El mercado presenta mucha demanda y hay un stock exiguo de 0km. Es indudable que la gente se iba a volcar al 0km. No teníamos en claro los volúmenes, no sabíamos a cuanto podían llegar y si superarían los del año pasado que, dentro de la crisis del sector, había andado muy bien. No nos sorprendió. A los concesionarios no les quedaba otra alternativa que agregar automóviles usados a sus stock porque recibían poco de las terminales. A los multimarcas les tocó seguir con su trabajo cumpliendo con la demanda de sus clientes.

-¿Es resultado de un cuello de botella en los 0km? 

-Las concesionarias están recibiendo el 25 % de lo que recibían en los años récord.

-¿Por las restricciones a las importaciones de insumos?

- Sí, por un conjunto de medidas nuevas que afectaron las importaciones. Aparte hay que sumar la crisis de Brasil. Se restringió porque a ellos les sobraba stock por su crisis interna. Por eso no comprarían a la Argentina. Somos dependientes unos de otros. 

-¿Cómo fueron los números?

-En volumen interanual estamos en un millón trescientos mil y es posible que lleguemos al millón seiscientos o setecientos mil vendidos en el año, es superador con relación al 2014 de hasta un 15%. Con respecto al acumulado ya está en un 9,58% de crecimiento al año pasado. 

-¿Los precios de los usados como se comportan? ¿Varían en función del dólar o la inflación?

-Esto tiene la dinámica del mercado. El techo lo marca el 0km que aunque ahora tampoco es tan así porque el faltante hace que la brecha se reduzca. Cuando se compra un cero tiene un demérito de un 15% al 20%. Ese demerito disminuye porque no hay vehículos y estamos en un mercado vivo. La demanda hace que los precios suban. Así y todo está razonablemente competitivo porque si no no lo comprarían. 

-¿Compran para usarlo o para reserva de valor frente al escenario macro?

-La gente compra por necesidad aunque es cierto que tenerlo invertido ahí da tranquilidad frente a otras variantes de ahorro. Pero el fin, en principio, no es la inversión porque el auto mantiene el valor según el poder adquisitivo pero es un bien de uso. Lo que es seguro es que la plata está bien invertida porque se recupera.

-¿Cuál es el modelo que más se vende?

-Los usados jóvenes, porque se acercan lo más posible a los 0km que son los que están faltando.  Los más demandados son los autos tipo, familiares de 1600 de cilindrada.

¿Expresa el dinamismo del mercado interno o un ajuste frente al cero?

-Las dos cosas. La gente no llega al 0km pero, al no haber 0km por las demoras, opta por un auto jóven usado. Hay que considerar que en los últimos 6 o 7 años la producción y venta de cero km, sacando el año pasado, fueron récord absoluto. Eso incrementó el stock existente en plaza. Es razonable por los stock en circulación. 

-¿Se están vendiendo los cero de hace dos años?

- Correcto.

-¿Cómo ven el escenario para el próximo año?

-Tenemos esperanzas. No se pueden hacer cambios sustanciales porque la situación del país y el entorno regional no lo permiten. Va a haber acción y suponemos que serán con la intención de mejorar. Si la economía mejora iremos progresando razonablemente.