Toyota Motor Corporation (TMC) presentó el auto concepto denominado Camatte, diseñado para agradar a grandes y chicos a la vez. Entre sus características, sobresalen la posibilidad de personalizar la carrocería de múltiples formas, un interior que acerca a las personas y favorece la conversación, y que permite conducir a los chicos mientras los adultos mantienen el control de los comandos principales.

Las opciones de personalización están inspiradas en la simpleza de los juguetes: los paneles de la carrocería se ponen y sacan con facilidad, y brindan un rango amplio de colores y combinaciones de diseño.

El interior tiene capacidad para tres pasajeros (uno adelante y dos atrás). La butaca del conductor está en posición central y cerca de los asientos traseros para enfatizar la intimidad familiar y “favorecer la comunicación entre padres e hijos”, según aseguró la compañía en un comunicado.

Por su parte, los pedales y asientos se pueden posicionar y ajustar de manera que un chico los comande (en lugares cerrados al público). Mientras, un adulto sentado atrás maniobra el volante y los frenos para desarrollar habilidades conductivas con seguridad.

El auto, cuyo nombre remite al término nipón “cuidado” y refiere a velar por otras personas y por los autos, fue presentado en el Salón Internacional del Juguete de Tokio, que culminó el domingo. Mide sólo 2700 milímetros de largo, 1300 mm de ancho y 1200 mm de alto. Alcanza una velocidad de hasta 41 kilómetros por hora.