La derrota de Daniel Scioli en el balotaje presidencial frente a Mauricio Macri, confirmó la “maldición” que tienen los gobernadores bonaerenses que se postularon a la presidencia y que nunca lograron ser electos para el sillón de Rivadavia.

* Dardo Rocha inauguró la racha: fue gobernador entre 1881 y 1884 y aspiraba a suceder a Julio Argentino Roca, pero el entonces presidente eligió a su cuñado Miguel Juárez Celman. Dardo Rocha murió en 1921.

* A esto siguieron décadas de poder de los conservadores, que se perpetuaron a través del fraude con presidentes elegidos a dedo. Llamativamente, la extraña “maldición” no se rompió.

Eduardo Duhalden se postuló para suceder a Carlos Menem en 1999 pero perdió las elecciones con Fernando de la Rúa

* El conservador Marcelino Ugarte fue gobernador bonaerense en los periodos 1902 - 1906 y 1914 - 1917, y a pesar de sus aspiraciones, nunca llegó al sillón presidencial.

* Entre 1922 y 1926, José Luis Cantilo fue gobernador de la Provincia durante la presidencia de Marcelo Torcuato de Alvear y no aspiró a la Presidencia.

* Otro mandatario bonaerense conservador que no pudo llegar al sillón de Rivadavia a pesar de sus intenciones, fue Manuel Fresco, que ocupó el cargo entre 1935 y 1940: no pudo presentarse por los problemas internos y lo mandaron a descansar a su casa de Haedo.

Antonio Cafiero era el candidato natural del peronismo para la elección de 1989, pero perdió la interna con Carlos Menem en 1988

* Entre 1946 y 1950, Juan Domingo Perón llegó a la presidencia y el coronel Domingo Mercante fue electo gobernador de la provincia de Buenos Aires. Al terminar su mandato fue reemplazado por Carlos Aloé y nunca se volvió a postular.

* Oscar Alende ocupó la gobernación de la provincia de Buenos Aires en el período 1958 – 1962 bajo la presidencia de Arturo Frondizi, pero ambos fueron expulsados por un golpe militar. Tenía aspiraciones presidenciales, pero las convulsiones dentro del radicalismo le impidieron cumplirlas: en 1963 y 1973 fue candidato presidencial por la Unión Cívica Radical Intransigente y el Partido Intransigente, pero perdió en ambas oportunidades. 

* En 1983, y después de la dictadura militar, Raúl Alfonsín fue electo presidente y Alejandro Armendáriz gobernador bonaerense, que no tenía aspiraciones presidenciales.

Dardo Rocha inauguró la “maldición”: aspiraba a suceder a Julio Argentino Roca pero este eligió a Miguel Juárez Celman

* En 1987 fue electo Antonio Cafiero como gobernador, que convivió con el presidente radical Raúl Alfonsín, a quien aspiró a suceder. Cafiero era el candidato natural del peronismo para la elección presidencial de 1989, pero fue derrotado en una interna por Carlos Menem en 1988, postergando su aspiración presidencial, donde no tuvo una nueva oportunidad.

* Un protagonista reciente de la maldición fue Eduardo Duhalde, que gobernó la Provincia entre 1991 y 1999. Al finalizar su mandato, se postuló para suceder a Carlos Menem pero perdió con Fernando de la Rúa. Luego accedió a la presidencia, pero no lo logró gracias a las urnas.

* En el balotaje presidencial del 22 de noviembre de 2015, el gobernador bonaerense Daniel Scioli perdió con Mauricio Macri y no pudo torcer la maldición.