En el archipiélago de think tanks que conforman la materia gris del macrismo, la Fundación Pensar, la autodenominada "usina de ideas" del PRO, ocupa un lugar estratégico, tanto por los años que lleva en actividad como por el rédito que le trajo al partido amarillo. Pensar fue determinante en el diseño de la estrategia de campaña que le permitió a Mauricio Macri llegar y luego ganar el balotaje presidencial, y ahora se espera que muchos de los funcionarios del nuevo gobierno salgan de la matriz político-ideológica que propone este "tanque de pensamiento", concebido al mejor estilo norteamericano, con el libre mercado como santo y seña.

Ubicadas en la calle Balcarce, a pocas cuadras de la Casa de Gobierno, sus oficinas son el segundo hogar para los nombres de peso del PRO, que desde allí vienen tomando muchas de las decisiones que luego aplican Macri y su gabinete. Así ocurrió hasta ahora con la Ciudad y así comenzará a pasar el 10 de diciembre en la Rosada.

Según consignó Tiempo Argentino, su origen se remonta a 2005, pero terminó por tomar su actual perfil electoral con el relanzamiento de 2010, de la mano de las expectativas presidenciales del macrismo. "Nuestro fin es armar los planes de gobierno y preparar a los equipos técnicos del partido para el gobierno de Mauricio Macri en el 2015", explica la entidad en su sitio web.

El think tank tiene como presidente a Francisco "Pancho" Cabrera, el ministro de Desarrollo Económico de la Ciudad, y su director Académico es el legislador Iván Petrella.

Marcos Peña, poderoso secretario General del Ejecutivo porteño y jefe de campaña de Macri, es clave para entender la transformación de Pensar en una potente herramienta para captar voluntades políticas y traducirlas en votos.

Semanas antes de la segunda vuelta, Petrella había señalado: "Si gana Macri, implicará un desafío aún mayor en cuanto a la cantidad de gente que se necesita para llenar los puesto de un gobierno nacional, provincial y, obviamente, la Ciudad". En diálogo con el programa Cuestión de Tiempo, de FM Rock&Pop, el diputado detalló que "la fundación viene trabajando hace ya dos años estudiando los organigramas y viendo los puestos claves donde necesariamente hay que poner gente de confianza". De hecho, Petrella indicó que el PRO cuenta con "mucha gente identificada de la academia y del sector privado que están dispuestos a pasarse a un sector público".

Marcos Peña, poderoso secretario General del Ejecutivo porteño y jefe de campaña de Macri, es clave para entender la transformación de Pensar en una potente herramienta para captar voluntades políticas y traducirlas en votos. Junto con Peña -suerte de supervisor político de las "ideas" que salen de la "usina"-, trabaja Miguel de Godoy, secretario de Medios de la Capital.