“No me voy a ir, quédense tranquilos. Siempre voy a estar con ustedes, siempre”. Esas fueron las primeras palabras de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner después de las elecciones del domingo que consagraron ganador a Mauricio Macri y su alianza Cambiemos. Desde un acto en el Hospital Posadas, la mandataria les respondió eso a los militantes que colmaban el lugar.

Luego de repasar las obras de refacción en el hospital y destacar la promulgación de la ley que reconoce la cobertura previsional a los actores y actrices, Cristina se refirió al resultado de las elecciones.

Tras mencionar que se votó en “absoluta paz, tranquilidad y convivencia”, remarcó que “la diferencia entre ambas fuerzas” en el balotaje “fue muy escasa, muy chiquita”. En ese sentido, evaluó: “Me pregunto hoy aquí: si hubiera sido al revés, ¿qué estaría pasando hoy en Argentina? ¿Habrían reaccionado como nosotros?”.

"No me voy a ir, quédense tranquilos, siempre voy a estar con ustedes"

“Quiero decirles a los 42 millones de argentinos que se queden tranquilos: nosotros no vamos a hacer las cosas que nos han hecho a nosotros”, advirtió.

Luego de reivindicarse como parte de un movimiento plural con eje en el peronismo, afirmó: “El peronismo ha sufrido persecuciones, negaciones, proscripciones como nunca tal vez ningún otro partido político en la Argentina. Es precisamente en nombre de esos dolores y esas tragedias jamás se nos ocurriría hacer algo que dañara la gobernabilidad y la convivencia de los argentinos. Al contrario. Vamos a velar por los derechos de todos los argentinos, para que sean respetados. Vamos a colaborar. No vamos a dejar nunca a un gobierno sin presupuesto como me tocó a mí en 2010 porque sabemos de las responsabilidades de gobierno. Y sabemos que cuando no se cumplen, impactan en los más vulnerables”.

“Por eso siempre sostenemos las instituciones y la gobernabilidad”, continuó Cristina. “Sabemos que cuando se rompe, como sucedió en 2001, los que más sufren y pierden la vida son los de abajo. Queremos que al país le vaya bien. No somos del ejército `tanto peor, tanto mejor`”.

“Entramos y salimos por la puerta. Por la misma puerta que entramos, salimos. Pero salimos además con el orgullo como argentinos de haber cumplido parte de la tarea. No digo cumplido la tarea porque nunca nadie que gobierna termina de cumplir, porque siempre va a haber alguien a quien todavía le falte trabajo, esté precarizado, no pueda acceder a su vivienda propia”, advirtió.

La Presidenta hizo un balance de sus principales actos de gobierno -la política de memoria, verdad y justicia; la promulgación de las leyes de matrimonio igualitario e identidad de género- y sostuvo que en estos años el pueblo se ha "empoderado", por lo que será el responsable de defender sus derechos en caso de que alguien se los quiera arrebatar.