El nuevo jefe de Estado Mauricio Macri recibió este mediodía los atributos de Gobierno de parte del presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, en el Salón Blanco de la Casa Rosada

El flamante mandatario fue recibido con honores militares y fue saludado por el jefe de la Casa Militar en la Casa de Gobierno.

Junto a él, se encontraba la vicepresidente, Gabriela Michetti; el titular de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, y el Presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

En las primeras filas, además de la familia de Macri y ex presidentes argentinos -Fernando de la Rúa, Ramón Puerta y Eduardo Duhalde- se encontraban los mandatarios extranjeros que viajaron especialmente para asistir a la asunción: la mandataria de Brasil, Dilma Rousseff; el presidente de Bolivia, Evo Morales; el de Ecuador, Rafael Correa; la presidente de Chile, Michelle Bachelet, el jefe de Estado colombiano, Juan Manuel Santos y el Rey emérito, Juan Carlos I de España, entre otros.

El escribano de la Nación, Natalio Echegaray, inició la lectura del acta oficial y extendió el libro para que sea firmado por Pinedo y posteriormente por Macri. Tras el trámite protocolar, Pinedo le colocó al nuevo presidente la banda presidencial, ante el aplauso y la ovación de los presentes, para luego tomar el bastón de mando confeccionado por el artista Juan Carlos Pallarols.

El saludo y el discurso en el balcón

Luego de recibir los atributos, Mauricio Macri se dirigió al balcón de la Casa Rosada junto a la vicepresidente Gabriela Michetti, su esposa Juliana Awada y su hija Antonia para saludar a la gente que fue a recibirlo a la Plaza de Mayo. Y desde allí emitió un breve discurso en el que llamó a la sociedad a construir una Argentina entre todos.

“Parece que fue ayer que nos animamos a soñar que los argentinos nos animamos a soñar mejor y ahora estamos acá a punto de empezar una etapa maravillosa para nuestro país. Merecíamos vivir mejor”, inició el nuevo presidente su mensaje desde el balcón ante sus seguidores que cambiaron su clásico “Sí se puede” por un ya consumado “Sí se pudo”.

“Sí se pudo, sí se pudo, esto es lo que quiero”, respondió Mauricio Macri desde arriba. “Que nos podamos expresar en libertad en la República Argentina, que podamos pensar diferente pero trabajar juntos”, completó.

A continuación el presidente prometió no mentir durante su gestión: “Prometo siempre decirles la verdad, ser sincero y mostrarle cuáles son los problemas, porque sé que el maravilloso pueblo argentino trabajando junto va a resolverlo”.

Luego de algunos chistes sobre sus clásicos bailes de la victoria, Mauricio Macri agradeció a los argentinos: “Quiero agradecerles que crean en ustedes mismos, estoy acá porque creo en ustedes y necesito que ustedes también crean, que crean que pueden hacer más y vivir mejor”

“Hoy tenemos un gran equipo de ministros listos para empezar a trabajar y necesito que todos los argentinos nos acompañen y nos alerten cuando nos equivocamos. Un beso enorme para todos , amo al país y amo a todos ustedes, vamos a construir la argentina que soñamos. Gracias, gracias, gracias, gracias”, finalizó el presidente su discurso y se puso a bailar una canción de Gilda cantada por Gabriela Michetti.