El titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA), Martín Sabbatella, resiste en su cargo con un solo objetivo: hacer cumplir la Ley de Medios, que fue sancionada en 2009 y reconfiguró el mapa mediático del país en pos de establecer una mayor democratización de la palabra. Ayer se conoció un decreto firmado por el presidente de la Nación, Mauricio Macri, que traspasa ese organismo al recientemente creado ministerio de Comunicaciones cuyo titular es el radical Oscar Aguad. Esto provocó una reacción espontánea de un nutrido grupo de personas que realizó un “abrazo simbólico” al edificio donde funciona el ex Comfer.

Mediante el neurálgico decreto 13/2015 (Ley de Ministerios), Macri estableció el traspaso de la AFSCA y la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (AFTIC) de la órbita de Presidencia de la Nación a la cartera que conduce Aguad. Lo argumentó “en atención a la creciente complejidad, volumen y diversidad de las tareas relativas al desarrollo de las comunicaciones y su regulación” como a “la necesidad de contar con una instancia organizativa que pueda dar respuesta efectiva a los desafíos presentes y futuros en la materia, previendo una mayor coordinación entre las áreas intervinientes”.

La abogada Graciana Peñafort, una de las redactoras de la Ley, tuiteó ayer una serie de mensajes destinados al jefe de estado entrante: “Hola Mauricio Macri, por ahí nadie te explicó que los organismos autárquicos y autónomos tienen competencias dadas por ley. Por ahí tampoco sabes que el AFSCA es un organismo autárquico que es la autoridad de aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual”, comenzó.

La letrada se refirió también a la conformación del directorio del organismo, que tiene una “representación plural” para que “las decisiones sobre los medios de comunicación audiovisual sean tomadas y auditadas por más de un sector político”. “Por eso es inconstitucional que le pases por DNU las competencias del AFSCA a un ministro”, le espetó a Macri. Es como “si le hubiese nombrado un interventor”, añadió.

Peñafort señaló que “son los legisladores los que decidirán si la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual se vuelve letra muerta o defendemos los derechos que consagramos”. Para finalizar, dejó flotando una inquietud: “¿Qué se traerán entre manos que lo primero que hacen es hacer una suerte de intervención virtual de AFSCA y AFTIC?”.

Para el equipo de Sabbatella, la respuesta es evidente: “Frenar la aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual”. “Sospechamos que están buscando una forma de intervención directa o indirecta de la AFSCA. Hay un compromiso de Macri con Héctor Magnetto (CEO del Grupo Clarín). Deben devolver los favores a quienes los ayudaron”, señalaron.

Si el avance prospera, desde el organismo explicaron que tienen preparada una “batería de medidas” en pos de defender la libertad de expresión. Incluso, de encontrar obstáculos en los tribunales nacionales se recurriría a los internacionales. Hasta se deslizó a Baltasar Garzón como uno de los posibles abogados.

En diálogo con Tiempo Argentino, explicaron que su decisión –consensuada en diversos ámbitos- será “resistir” porque “irnos sería ser cómplices de los que intentan violar la ley”. Ocurre que interpretan el traspaso como parte de una “estrategia intimidatoria y amenazante para lograr la renuncia de Martín Sabbatella”. “No es un problema de un cargo sino de que se que quieren destruir la Ley de Medios”, dijeron. Y recordaron que el próximo lunes se vence la cautelar sobre la adecuación de oficio de Clarín. Se descuenta que el grupo logrará una prórroga.

El artículo 14 de la Ley 26.522 respalda la postura del actual titular de l AFSCA: según ese punto, “el presidente y los directores durarán en sus cargos cuatro (4) años” y “la conformación del directorio se efectuará dentro de los dos (2) años anteriores a la finalización del mandato del titular del Poder Ejecutivo nacional, debiendo existir dos (2) años de diferencia entre el inicio del mandato de los directores y del Poder Ejecutivo nacional”.

Ayer a las 16 se realizó un “abrazo simbólico” al edificio donde funciona la AFSCA. Fue una respuesta preventiva al decreto macrista. “Nos pone en alerta. Sospechamos que habrá un cambio de rumbo, ya anunciado, y nos autoconvocamos para defender la ley", aseguró el referente de la Red de Productoras Audiovisuales Comunitarias (RedPac), Santiago Vivacqua.