La segunda vuelta de este domingo en Francia significa una gran derrota para el ultraderechista Frente Nacional de Marine Le Pen. Los Republicanos, del ex presidente Nicolas Sarkozy, conquistaron 7 de las 13 regiones, mientras que los socialistas del actual mandatario, Francois Hollande, que hasta ahora controlaban todas menos una, se quedan con 5.

A nivel nacional, la centro derecha ha obtenido el 40,53% de los votos, la izquierda (Partido Socialista, Verdes e izquierda radical), el 28,49%, y el FN, el 28%. La propia Le Pen cayó con un 42,8% en la región Nord Pas de Calais-Picardie ante el 57,2 de Xavier Bertrand, de los Republicanos. 

"Seremos el principal partido de la oposición en la mayoría de las regiones" (Le Pen)

El FN había sido el partido más votado en la primera vuelta y ganó en seis regiones y por primera vez en la historia de Francia logró colocar candidatos en balotajes en todo el país. "Hemos sido víctimas de la manipulación y la difamación", se quejó Le Pen, quien a su vez advirtió: "Seremos el principal partido de la oposición en la mayoría de las regiones"

En este balotaje participó cerca del 60% del padrón, alrededor de diez puntos por arriba del domingo pasado

En este balotaje participó el 59,14% del padrón, cuando el domingo pasado votó el 49,9. Esta cifra que tiene como antecedente más cercano a la segunda vuelta de presidenciales en 2002. En aquella oportunidad, con casi ocho puntos de diferencia entre la primera y la segunda votación, Francia cerró el paso al fundador del FN Jean-Marie Le Pen frente al conservador Jacques Chirac.

"El peligro de la extrema derecha no se ha eliminado" (Valls)

"Esta noche, ningún alivio, ningún triunfalismo, ningún mensaje de victoria. El peligro de la extrema derecha no se ha eliminado. No olvido los resultados de la primera vuelta y de elecciones pasadas", sentenció el primer ministro socialista, Manuel Valls, tras conocerse los resultados.

Anticipándose a lo que sin dudas será una dura derrota electoral para el oficialismo, Valls agregó: "Mido mi responsabilidad, la nuestra, (...) que nos obliga a escuchar más a los franceses, a actuar más rápido".

"La movilización que hubo hoy no debe hacernos olvidar la advertencia que todos los responsables políticos recibimos en la primera vuelta" (Sarkozy)

Poco después, el ex presidente y líder de la principal fuerza conservadora Republicanos, Nicolas Sarkozy, ofreció un análisis similar ante sus militantes. "La movilización que hubo hoy no debe hacernos olvidar la advertencia que todos los responsables políticos recibimos en la primera vuelta", advirtió