El presidente de la Nación, Mauricio Macri, anunció esta mañana que eliminará por decreto las retenciones a todas las exportaciones agropecuarias, excepto la soja, con el objetivo de "multiplicar la capacidad productiva" del sector. Luego, el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, admitió que "el Estado va a dejar de recaudar mucha plata" pero lo compensará con el cobro de otros impuestos.

"Hoy, como lo prometí durante toda la campaña, apuesto a su capacidad de crecer, de multiplicar la capacidad agropecuaria. En cuanto llegue a Buenos Aires firmaré el decreto para que haya cero retención a las producciones regionales", afirmó Macri desde Pergamino, donde fue aplaudido por los productores que asistieron a la conferencia de prensa, a quienes convocó a "poner su parte para que exportemos menos cereales y más productos con valor agregado, que dejemos de ser el granero del mundo y pasemos a ser el supermercado del mundo".

Por su parte, Buryaile dio detalles de cómo se instrumentará la medida, que alcanzará a toda la producción del campo (trigo, maíz, sorgo, cebada, carne, leche, pesca, etc.) excepto a la soja, cuyo gravamen se reducirá al 30% y luego 5 puntos por año hasta llegar también a cero. "El Estado va a dejar de recaudar mucha plata -admitió el ministro- pero va a compensar el año que viene con más impuesto a las Ganancias, Ingresos Brutos, a los sellos, etcétera".

Sobre este punto, el jefe de Estado les aclaró a los productores presentes que será implacable en garantizar el cumplimiento de la ley en caso de que pretendan evadir esos impuestos. "Si hay más ganancias, hay que pagar con alegría más Impuesto Ganancias, que es un impuesto solidario. No querría aplicarles la ley, con todo el cariño que les tengo, si descubro que están evadiendo", ironizó.