El ministro de Energía, Juan José Aranguren, ratificó este mediodía que el Gobierno nacional pondrá en marcha "un proceso de modificación gradual de los subsidios a las tarifas de los servicios eléctricos y de gas natural", al tiempo que precisó que los "sectores más vulnerables" de la sociedad seguirán contando con este tipo de beneficio.

Aranguren fue el principal expositor de un encuentro organizado por el Día del Petróleo que se llevó a cabo en el Hotel Sheraton del barrio porteño de Retiro.

"La idea es generar un sistema (de tarifas) que sea sostenible en el tiempo y en el que se pueda recuperar los costos de generación, producción, transporte y distribución “, señaló Aranguren y agregó que el actual sistema tarifario "es un tanto discriminatorio y no es lo federal que tendría que ser".

Según fuentes cercanas al ministro, el funcionario implementaría una metodología de baja de los subsidios en función de diversos parámetros, como el poder adquisitivo del grupo familiar; capacidad contributiva al fisco y el nivel de consumo energético del grupo habitacional. Se estima que no serán alcanzados por los nuevos cuadros tarifarios los sectores de bajos ingresos, jubilados con haberes mínimos y otras excepciones, vinculada con la situación laboral.

EMERGENCIA ENERGÉTICA

"Esta semana se va a decretar la emergencia energética ", había anticipado a Radio Del Plata el ministro de Ambiente y Desarrollo, Sergio Bergman.

"Va a haber medidas muy concretas para los comercios, el alumbrado público, para reducir la iluminación de los espectáculos deportivos o al aire libre para que intentemos minimizar el consumo para un verano que será difícil. Luego sí esperemos haya un plan de inversión para ampliar esa matriz”, explicó.

Bergman sin embargo negó que vaya a haber cortes programados: "Esperemos que no. Estamos trabajando sobre el cambio de hábitos, pero esperemos que no tengan que llegar los cortes programados".

Ya este fin de semana, con temperaturas que superaron los 30 grados, los primeros cortes de luz pudieron verse en distintos barrios de la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano. Según las empresas involucradas, se trató de distintas fallas en el servicio.