La fiscal Viviana Fein rechazó desprenderse de la investigación por la muerte del fiscal Alberto Nisman. Se lo habían pedido los abogados querellantes Pablo Lanusse, en representación de la madre del fiscal, Sara Garfunkel, y el estudio Casal, Vigliero y Romero Victorica, contratado por la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado en nombre de las hijas del difunto titular de la UFI Amia.

Fein desestimó ambos planteos, que sostienen que Nisman fue asesinado y que para ello sus custodios propiciaron una “zona liberada” en el edificio Torres Le Parc de Puerto Madero.

De hecho, dos custodios de Nisman están bajo investigación de “Asuntos Internos” de la Policía Federal. Las imputaciones en su contra están vinculadas con errores u omisiones en sus tareas. Sobre la base de las investigaciones contra los custodios edificó Lanusse su pedido para que la investigación salga de las manos de la fiscal Fein y vaya a parar al fuero federal. Ese planteo mantiene virtualmente paralizado al expediente, porque la fiscal decidió no avanzar hasta tanto no se resuelva si seguirá actuando en la causa. Ayer envió su dictamen a la jueza Fabiana Palmaghini, quien ahora deberá resolver qué hace con el expediente.

En coincidencia con la otra querella, que representa a las hijas de Nisman, Lanusse sostiene que el fiscal fue asesinado para silenciarlo. Para tapar la denuncia por presunto “encubrimiento” que involucraba a la ex presidenta, Cristina Fernández, y a su gobierno. “No se dio muerte a la persona de Nisman, se asesinó al fiscal general Natalio Alberto Nisman en razón de su cargo y a raíz de su actuación como magistrado del Ministerio Público Fiscal”.

Los custodios de Nisman que están bajo investigación de la Superintendencia de Asuntos Internos de la Policía Federal son el suboficial escribiente Rubén Fabián Benítez y el sargento primero Armando Niz.

Benítez era el custodio de mayor relación con Nisman. Se le imputa “haber omitido comunicar en tiempo y forma a sus superiores directos los pormenores de la conversación que mantuviera el día 17 de enero de 2015" con el fiscal, oportunidad en la cual aquel le solicitó recomendaciones para la compra de un arma de fuego. Niz, en tanto, fue de los primeros en observar el cadáver en el departamento de Le Parc Puerto Madero. En su caso, se le reprocha “no haber extremado los recaudos necesarios el día 18 de enero durante su servicio ordinario como integrante de la custodia de Nisman, a los efectos de tomar contacto fehaciente con el mismo desde la implantación del servicio hora 11 hasta las 22, aproximadamente, oportunidad en la que fue hallado sin vida en el interior de su vivienda, desatendiendo su función como responsable de la seguridad del magistrado”.