En el principio fue el "boom" del tomate cherry. Después llegaron los choclitos, los pepinillos; con la moda étnica, los papines andinos. Hasta que a alguien se le ocurrió darle un descanso a los diminutivos y remplazarlos por el prefijo "mini". Pero a "mini" le faltaba fuerza. ¿Qué tal entonces si los llamamos "bebé"? O mejor, su traducción al inglés; que suena mucho más canchera. Así, en un mercado gastronómico atestado de vegetales "baby", la moda nipona de la comida bonsai encontró su lugar. 

Por estos días youtube está invadida de videos de comida, es cierto;  pero ahora "explotó" una extraña y divertida tendencia de publicar películas, que comenzó en Japón y se está transformando en un fenómeno mundial, con la preparación y presentación de alimentos miniatura. Y lo de cocina en miniatura es literal: recetas, ingredientes, electrodomésticos y utensilios, todo es minúsculo. La idea, que para algunos es sólo un pasatiempo, consiste en reproducir a pequeñísima escala la elaboración de tartas, fondues, sushi, hamburguesas, alguna torta o una tempura, todo al tamaño perfecto para una fiesta organizada por Barbie y Ken.

Según consignó Tiempo Argentino, la tendencia tiene su origen en 2012, cuando el usuario de Youtube AAAjoken, un japonés que se dedica a hacer platos en dimensiones Playmobil abrió su canal, Miniature Space, donde acumuló unas 40 recetas. Dos años después publicó el primer video con instrucciones para preparar café y acumuló más de 280 mil visitas. Desde entonces subió videos con recetas de papas fritas, tortillas, pollo al curry y fondue de queso, entre otras.

El arte del bonsai consiste en la manipulación humana de la naturaleza, una adaptación de escalas.

AAAjoken utiliza una cocinita de juguete marca Konapuny y algunos de sus platos son tan llamativos que suman más de 1,8 millón de visitas en su canal. Su receta de la mini tarta de frutillas es una de las que más furor causó. No es para menos teniendo en cuenta que incluso tiene sus heladeras en miniatura  y una minúscula manga pastelera para decorar. 

Mención aparte merece la versión en miniatura del conocido experimento de la Coca Cola y los caramelos mentolados, que atrajo la atención de miles de curiosos. 

El fenómeno que ya se propagó por las redes sociales, para los japoneses no es una novedad. En sus mercados y almacenes, además de las cocinas y utensilios en miniatura, existen unos polvos que disueltos en agua y pasados por el horno microondas permiten preparar infinidad de platos. 

Lo cierto es que con los videos durante cinco minutos permanecemos hipnotizados frente a la pantalla de la computadora viendo cómo alguien recorta, pega, mezcla y bate hasta que tiene frente a sí un combo de hamburguesa, papas fritas y gaseosa de proporciones diminutas. ¿Magia? El resultado es adorable, a pesar de que el proceso es algo grotesco y proviene de un sobrecito que se disuelve en agua y se mete en el microondas. Cada papita, carne, queso, tomate y hasta la bebida proviene de polvos sospechosos que reaccionan al agua.

Los ingredientes son de la firma Kracie Foods y los utensilios de Konapun, dos firmas que venden sus productos por Internet a un precio que va de los 6 a 11 dólares por cajita. En definitiva, Internet está repleto de videos dedicados a estos juguetes, pero si alguien se anima a practicar, en algunas tiendas on-line se pueden comprar los kits Popin cookin Happy Kitchen que son para comida real y cuestan alrededor de 5 euros.  La mayoría son caramelos de todo tipo de formas, pero también hay pizza o mini hamburguesas. ¡Esto sí que es auténtica cocina molecular... y en miniatura!

Otra cosa es la cocina molecular

El término gastronomía molecular molecular se utiliza para describir un estilo en el que los cocineros exploran posibilidades culinarias con herramientas de un laboratorio de ciencias y los ingredientes de la industria alimentaria. Formalmente, el término se refiere a la disciplina científica que estudia los procesos físicos y químicos que ocurren durante la cocción. La gastronomía molecular busca explicar las razones de la transformación química de los ingredientes, así como los componentes sociales, artísticos y técnicos de los fenómenos culinarios.

Comida saludable de la impresora a la mesa

En medio de este auge por la comida bonsai, los desarrollos tecnológicos también están a la orden del día. Se trata de un invento de la diseñadora holandesa Chloé Rutzerveld que buscó el concepto alimentario del futuro y desarrolló un diminuto jardín que crece por sí sólo en unos días y contiene una importante fuente de nutrientes.

Se trata de bocados comestibles hechos mediante una impresora 3D. Para crear estos pequeños bocados en forma de domo, Rutzerveld formó una base de masa y convirtió los carbohidratos vacíos en un bocadito nutricionalmente balanceado. 

¿Cómo se hace? Al unir material comestible impreso en 3D con semillas, esporas y levadura, creó un bocado comestible que crece por sí solo durante 3 a 5 días. 

Las semillas se convierten en tiernos gajos verdes, las esporas florecen para dar paso a hongos y champiñones, y la levadura transforma el interior de la bola en un centro líquido fermentado, agregando sabor y nutrientes al canapé. Y todo esto sucede sin requerir cuidados ni jardinería.

Para Rutzerveld este concepto alimentario del futuro se llama Edible Growth (Crecimiento comestible)y destaca que después de crecer se convierte en "un alimento completo que contiene todos los nutrientes que necesita el cuerpo". A gran escala, un proyecto como Edible Growth puede dar comidas saludables mientras se acorta la cadena alimentaria, limitando el uso de químicos en la agricultura, reduciendo emisiones de carbono debido al transporte, y utilizando menos suelo. Ella escribió en su sitio web que Edible Growth es "ejemplo de un producto alimenticio del futuro, que forma un puente entre las nuevas tecnologías y las prácticas tradicionales de cultivo y producción de alimentos".

Arte bonsai

El arte del bonsai consiste en la manipulación humana de la naturaleza, una adaptación de escalas. 

Es también una metáfora sobre la paciencia. Su práctica exige delicadeza.

Bonsai es una palabra de origen japonés que combina dos conceptos: bon = "bandeja" y sai = "cultivar"; y consiste en el arte de cultivar árboles y plantas, reduciendo su tamaño mediante técnicas como el trasplante, la poda, el alambrado y el pinzado.