El Grupo Clarín le informó a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires que decidió dejar sin efecto el plan de adecuación que había presentado para cumplir con las exigencias de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que lo obligaba a desinvertir en varios de sus negocios, informó Tiempo Argentino.

La notificación coincide con el vencimiento del plazo otorgado por la justicia a la cautelar dictada por el juez en lo Civil y Comercial Horacio Alfonso, ratificada el 5 de febrero de 2015 por la Cámara Nacional de Apelaciones, que estableció la "suspensión de los efectos de la resolución AFSCA 1121/14 y del procedimiento de transferencia de oficio (adecuación) por el plazo de seis meses, bajo caución real de un millón de pesos". La cautelar de Alfonso venció el 6 de junio, pero Clarín solicitó una prórroga hasta la definición de fondo y el juez accedió a estirar la vigencia de la medida hasta el 16 de enero de 2016, es decir, hoy.

Según informó ayer el sitio profesional de Infobae, el holding oficializó la suspensión del "plan de adecuación" al que lo obligaba la Ley de Medios, tras el cambio de reglas establecido por el gobierno de Mauricio Macri a partir de los DNU que modificaron la normativa en los artículos vinculados con los límites de licencias y participación de mercado. En ese marco, instruyó también al directorio para que se presente ante los distintos organismos y deje sin efecto todos los pedidos de autorización.

En la asamblea de accionistas se acordó "revisar el plan" que obligaba al grupo a dividirse en seis, y se difundió un comunicado en el que se anunció que la compañía resolvió "dejar sin efecto en todo lo pertinente las decisiones asamblearias" tomadas el 29 de marzo, 30 de junio, 11 de julio y 22 de septiembre de 2014, en las que se había resuelto la implementación de su plan de adecuación "incluyendo sin limitación la escisión parcial de la sociedad y sus subsidiarias y la desinversión de activos".

La propuesta del grupo consistía en dividirse en seis unidades independientes, pero cuando informó los nombres de los integrantes de cada sociedad, la AFSCA detectó "anomalías", como la participación cruzada entre las distintas unidades, y rechazó el plan. Más tarde, el organismo conducido por Martín Sabbatella puso en marcha una adecuación de oficio que no prosperó por las presentaciones judiciales del multimedios que lograron medidas cautelares que suspendieron todo el proceso.