En un acto realizado el miércoles 13 de enero -al que no faltaron autoridades públicas, empresarios y medios de comunicación-, el presidente Mauricio Macri prometió la finalización de 3 kilómetros de autovía sobre la Ruta Nacional N° 5 en su Acceso Oeste tal y como si hubiera anunciado la construcción del circuito vial más importante de la historia nacional. 

Como era de esperarse, la nueva administración cargó las tintas y las culpas sobre el gobierno anterior y alegó que ya “son más de 10 años que no se terminan 3 kilómetros de autovía” y que esto “es como increíble”. Una mentira detrás de la otra. El presidente Macri está mal asesorado: cree que los argentinos padecemos de recurrente amnesia y tenemos un coeficiente intelectual de chimpancés. Así que increíble nos resulta a nosotros su permanente agresión a la inteligencia popular: el comienzo de las obras en la Autopista Luján-Mercedes no fue algo prometido e incumplido por el kirchnerismo sino por el alfonsinismo hace más de 30 años atrás. En relación a los supuestos 3 kilómetros siquiera construidos entre 2003 y 2015, sírvase el lector más datos para refutar -ya por enésima vez- las afirmaciones del primer mandatario y su apantallamiento mediático.

La verdadera historia de la AU Luján-Mercedes

Fue en 1985, durante la administración de Raúl Alfonsín, que se incluía dentro del presupuesto nacional el financiamiento de la primera etapa de la autovía. La concesión de la obra quedaría a cargo de la firma Nuevas Rutas que, a pesar de no avanzar nunca con los trabajos, consiguió renovar su contrato en tiempos del menemato. Esta situación de inacción se extendió hasta el año 2003, cuando las obras sobre la RN 5 pasaron a manos de la empresa Univía, inaugurándose durante el gobierno de Néstor Kichner en 2006 el tramo Jáuregui-Olivera que va del Km. 72.420 al Km. 85.680, posteriormente ampliado hasta el Km. 96.650.

Por tanto, a diferencia de lo planteado por Mauricio Macri, la “pesada herencia” de la AU Luján-Mercedes no constituye una responsabilidad exclusiva de la gestión anterior sino que, además, fue ese mismo gobierno el único capaz de construir esos más de 24 Km. que hoy conforman la mencionada autopista.

El único héroe del lío

La finalización de la obra no se concluyó durante el gobierno anterior por amparos judiciales presentados por organizaciones e instituciones de Luján. Aún quedan por realizarse esos interminables 3 kilómetros que denunciara Mauricio Macri en su insólito discurso. Lo cierto es que, en primer lugar, en abril de 2015 se dio curso a la licitación para la conexión Acceso Oeste y Autovía Mercedes, con lo cual los anuncios/denuncias del Presidente obedecen al accionar del segundo gobierno de Cristina Kirchner. En segundo lugar, los únicos gobiernos que decidieron hacerse cargo de una deuda que no les correspondía, con sus aciertos y sus tareas pendientes, fueron los de Néstor y Cristina Kirchner. Para decir más y a comienzos de este año, la Unión de Usuarios Viales (UDUV) publicó un balance sobre las gestiones realizadas en la Ruta N° 5 recordando que a pesar de no ser “lo que deberíamos estar viendo a esta altura, no es poco lo que se hizo” y que entre los avances podíamos encontrar “el comienzo de la obra hidráulica en Luján para poder concretar la conexión de autopistas; la culminación del puente peatonal de Olivera, donde faltaban las lozas a nivel de piso para poder utilizarlas; el desarmado de las lozas del puente peatonal ruta 5 y calle 11, que no estaba terminado y muchos subían poniendo en riesgo sus vidas ya que no tenía barandas; el bacheo y reconstrucción de colectoras, casi en su totalidad; la reparación y modernización de balanzas en Olivera y 9 de Julio; cambios y reparación de cartelería y guardarail; el corte de pasto permanente; la modernización en la seguridad de cabinas de peaje; la reparación a nueva de la calzada descendente desde Olivera a Jáuregui, desde base, 11 kilómetros; el fresado y reasfaltado desde Mercedes a 9 de Julio, hasta la fecha; la construcción de rotonda en Carlos Casares; la iluminación del derivador de rutas 5 y 41, que en planos figuraba terminada hace años”.

Federalismo vial

Con todo, a pesar de que las obras sobre la RN N° 5 lamentablemente no llegaron a terminarse en tiempo y forma, nos interesa remarcar la importancia que tuvo la construcción de miles y miles de kilómetros de nuevas autopistas a lo largo de doce años de gobierno kirchnerista. Obras todas que no sólo sirvieron para achicar el margen temporal de viaje y disminuir los riesgos en accidentes de tránsito para millones de argentinos sino también, y aquí radica el núcleo del asunto, para conectar aquellos puntos de la geografía local que habían permanecido olvidados por las administraciones puerto-céntricas y su recurrente imposibilidad de pensar un país por fuera de los límites de la General Paz. 

En efecto, la política vial del kirchnerismo, con una inversión total de 25.263 millones de dólares, vino a saldar una deuda histórica con el país profundo. Reflejo de ello son los 2.677 Km. de nuevas autovías y autopistas; los 5.486 Km. de rutas pavimentadas, las 677 obras en puentes nuevos y los 36. 211 Km. de obras de mejoras. Pero además, sólo en materia de autovías, podemos destacar dos casos modelo: a) la finalización de la AU Rosario-Córdoba que conecta Córdoba, Rosario, Buenos Aires y Mar del Plata, gracias a una inversión de 823 millones de dólares, convirtiéndose en el eje de la Red Vial más importante de la Argentina y b) la terminación de la AU 14 ex “Ruta de la Muerte” que, con una inversión de 1.418 millones de dólares, se extiende 506 Km. (345 Km. en Entre Ríos y 161 Km. en Corrientes) entre las localidades de Ceibas y Paso de los Libres y se transforma en el eje vial más importante del MERCOSUR.

¡A cepillarse bien los dientes! 

Más allá de que nada justifica la no finalización de esos eternos 3 kilómetros de autopista sobre la RN N° 5, lejos está la experiencia kirchnerista de ser lo que Mauricio Macri pretende mostrar. Los datos  anteriores revelan que tras doce años de gestión las inversiones realizadas por los Gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner en materia de obras viales -enmarcadas en un Plan de Infraestructura Federal llevado adelante por el disuelto Ministerio de Planificación- superan ampliamente las paliativas promesas anunciadas por el Plan Belgrano del macrismo a cargo del ex diputado nacional por Tucumán José Cano, un experimentado… ¿ingeniero?, ¿arquitecto?, ¿maestro mayor de obras? Nada de eso... ¡Odontólogo!