El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, reconoció hoy que "en el peronismo hay dos posiciones bien diferenciadas" en cuanto a la relación con el gobierno de Mauricio Macri y eso derivó en la ruptura del bloque del Frente para la Victoria en la Cámara de Diputados, aunque aclaró que "no hay una organización política que nuclee a los gobernadores".

"En el peronismo tenemos dos posiciones bien diferenciadas. El patrón referencial no es el FPV sino cómo nos paramos como peronismo frente a la sociedad", explicó Urtubey al ser consultado por el diario Clarín sobre los motivos que llevaron a esa división, que comandó Diego Bossio. En ese sentido, señaló: "Esperamos que nuestro rol de opositor saque al peronismo del estigma de aparecer como un obstáculo cuando gobiernan otros, y diferenciarnos de quienes no tienen posiciones de poder y quieren que le vaya mal al gobierno".

"El patrón referencial no es el FPV sino cómo nos paramos como peronismo frente a la sociedad".

Sin embargo, aclaró en ese sentido que "no hay una organización política que nuclee a los gobernadores" peronistas y sostuvo que "para que algo se fracture primero debe haber unidad". Según el mandatario provincial, el kirchnerismo "perdió la vocación de diálogo interno" y por eso no tuvieron otra alternativa que separarse.

Sobre la relación con el gobierno nacional, aseguró que tendrán que "trabajar con Macri cuatro años" e intentar tener "un país un poquitito más normal", aunque aclaró: "Este diálogo institucional es ser gente normal y no significa que somos macristas".

De paso, calificó como "desopilantes" las acusaciones de traición que partieron desde un sector el FPV hacia los diputados disidentes, y consideró que "no sirve tener un peronismo chiquito al tamaño de quien pueda conducir una especie de mayoría temporal, sino uno amplio, diverso que incluya a todos".