El próximo miércoles la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) realizará una marcha a la Plaza de Mayo para reclamar por los despidos masivos de la administración de Mauricio Macri y será la primera vez que se implemente el protocolo antipiquetes.

En ese sentido, los representantes del gremio de los estatales aseguraron que no permitirán que se se haga efectivo en las movilizaciones de pasado mañana. "No vamos a consentir su aplicación", aseguraron los sindicalistas tras mantener un encuentro con el secretario de Seguridad Interior, Gerardo Milman.

"Concurrimos para hacer una presentación sobre cómo será la medida del miércoles y para dejar en claro que rechazamos y repudiamos las limitaciones que el Gobierno está dando a conocer. El protocolo limita el derecho constitucional de los trabajadores", sostuvo Silvia León, secretaria de ATE.

"No vamos a consentir su aplicación"

Al respecto, luego de la reunión que mantuvo con los gremialistas, Milman aseguró: "Van a poder manifestarse libremente. Nosotros tenemos que garantizar la seguridad de los manifestantes y los ciudadanos tienen que saber que en ese horario va a haber un corte transitorio mientras los manifestantes se mueven a plaza de mayo". "El evento no va a generar un caos", afirmó.

En tanto, consultado por la frase de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, de que si en 5 minutos los manifestantes no se retiraban se los iba a sacar, Milvan respondió: "Ese mecanismo de negociación va a ser rápido y dinámico para que se pueda encauzar la protesta".

"El paro y la movilización serán como las anteriores. Nosotros dejamos claro que en la Capital Federal nos vamos a movilizar desde la 9 de Julio y Avenida de Mayo hasta la Plaza de Mayo, donde haremos un acto para pedirle al Presidente que no genere más desocupación", indicó León, por su parte.