Un grupo de manifestantes de agrupaciones de izquierda corta desde poco después de las 7.00 la avenida Corrientes, en su esquina con Callao, en el marco del paro convocado por la Asociación de Trabajadores Estatales (ATE) en reclamo de los despidos masivos en el Estado.

Efectivos de Gendarmería y Policía Federal se encuentran en el lugar, lo que genera expectativa respecto a la implementación del protocolo antipiquetes.

Efectivos de Gendarmería y Policía Federal se encuentran en el lugar.

La protesta complica la circulación en esa zona del centro porteño en plena hora pico de la mañana. 

Una semana atrás, el Consejo de Seguridad Interior (CSI) aprobó el nuevo protocolo de actuación para las fuerzas de seguridad en cortes de ruta y piquetes. El mismo, impulsado por la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, busca desalojar a los manifestantes con el fin de “garantizar la libre circulación de personas y bienes”, según indica el plan regulatorio.

Otro tramo del protocolo señala que, de no cumplirse el pedido de libre circulación, “se procederá a intervenir y disolver la manifestación”.

"Este ministerio no va a permitir que la calle sea un caos. Queremos cambiar la cultura del corte. No vamos a tolerar la extorsión. Si quieren que los escuchemos, los vamos a escuchar", afirmó Bullrich días atrás.