Los diputados continúan debatiendo en comisiones el proyecto que contempla la derogación de las leyes Cerrojo y de Pago Soberano y autoriza a emitir deuda por 15 mil millones de dólares que el Gobierno necesita para poder cerrar el acuerdo con los fondos buitre.

Pero esta mañana, la sala de reuniones se encontró con una gran ironía: habían reservado una silla con banderas de Estados Unidos para Paul Singer, el dueño de Aurelius y NML Capital, los principales fondos que litigan contra el país.

"Con este acuerdo nos convertimos en vendedores de rifas"

Antes de que llegaran los legisladores de las distintas fuerzas, un sillón sobre una de las mesas esperaba la llegada del especulador estadounidense.

Una de las intervenciones más fuertes de hoy estuvo a cargo del diputado nacional y ex ministro de Economía, Axel Kicillof, quien cuestionó en duros términos el preacuerdo alcanzado entre el Gobierno y los fondos buitre.

En ese sentido, pidió "un poquito de dignidad" para negociar y sentenció: "Con este acuerdo nos convertimos en vendedores de rifas y juntadores de fondos para Aurelius y NML".