"Sabemos quién eres, sabes quiénes somos. Nos conocemos, nos queremos, nos respetamos. Lo demás, merde", escribió la reina el 15 de octubre de 2014 al empresario Javier López Madrid, ex CEO del grupo constructor Villar Mir, después de que fue incluido en la investigación por el uso irregular de tarjetas de crédito opacas de la entidad financiera reestatizada Bankia.

Letizia se despidió con una particular expresión que hizo las delicias de los usuarios en las redes sociales: "Un beso, compi yogui", en referencia a las clases de yoga que compartían. 

También el chat contiene un ataque tremendo por parte de Letizia contra el diario El Mundo por haber publicado en su suplemento LOC (La Otra Crónica) un artículo sobre el empresario: "Te escribí cuando salió el artículo de lo de las tarjetas en la mierda de LOC y ya sabes lo que pienso Javier".

López Madrid le respondió: "Os lo agradezco mucho. Vivimos en un país muy difícil y la próxima vez seré aún más consciente de mi conducta".

Entonces Felipe VI se unió al chat y respondió: "Y tanto!". Además, el monarca le dijo que prefería "tener un rato para charlar sin intermediación electrónica o telefónica". Y cerró: "Comemos mañana? Abrazos". 

El ejecutivo involucrado en el diálogo -compañero de colegio y amigo desde la infancia del rey- está acusado en la trama de financiación ilegal del oficialista Partido Popular por entregar más de dos millones de euros en negro a dirigentes de la organización en Madrid a cambio de contratos públicos.

La Casa Real admitió la veracidad de los mensajes, aunque se encargó de aclarar que la relación entre ambos "dejó de existir" hace tiempo.