En el mercado mundial, cada vez hay más autos eléctricos. Es el caso, por ejemplo, del Nissan Leaf, que vendió alrededor de 30 mil unidades desde el inicio de su comercialización, en diciembre de 2009. Sin embargo, ese tipo de tecnología “limpia” es muy difícil de aplicar en vehículos de transporte –sobre todo de larga distancia- debido, en primer lugar, a la baja autonomía de las baterías (lo cual obliga a recargarlas muy seguido y durante horas). A su vez, el peso de los camiones aumenta el consumo de energía. Otra limitación es el tamaño que deben tener los propulsores.

Sin embargo, algunos desarrollos comienzan a superar esas limitaciones. Sin ir más lejos, Scania y Siemens presentaron un vehículo concepto que combina un tren de fuerza híbrido (que posee un motor de combustión diesel convencional y otro eléctrico, alimentado por el primero) con un sistema eléctrico. El último se alimenta de una red de cables al aire libre, de manera similar a los tranvías, el premetro o los trenes del sur del conurbano bonaerense.

Durante la operación normal, el motor diesel produce energía mecánica que es transformada, mediante un generador, para alimentar un impulsor eléctrico. Ese último, a su vez, mueve el eje de transmisión del camión y hace girar las ruedas.

Cero emisiones de escape

No obstante, lo más interesante del sistema, denominado Siemens eHighway Vehicle, es que también puede moverse de forma 100% eléctrica. Para eso, posee un sensor láser que escanea si, sobre la ruta, existe alguna línea de electricidad (que, como en el caso de los tranvías, serían instaladas si el sistema prospera). Si encuentra cables de tensión, unos colectores eléctricos (parecidos a los de un trolebús futurista) se despliegan de forma automática y hacen contacto. Luego, la energía es enviada directamente al motor eléctrico, que propulsa el camión. Las terminales son móviles, ya que se tienen en cuenta los cambios de dirección del rodado, y poseen topes para asegurar el empalme.

“Se trata de uno de los varios proyectos de Scania para identificar nuevas alternativas futuras para ahorrar combustible”, explica la gerenta de Relaciones Públicas de Scania, Sara Bengtsson.

El primer camión Scania con ese sistema se exhibe en Gotland, Suecia, hasta el 8 de julio. De manera previa, Siemens montó una línea eléctrica de 4 kilómetros, en las afueras de Berlín, para las pruebas de campo. Ahora, la Administración de Transporte de Suecia propuso construir un circuito de 12 kilómetros, en una ruta de ese país, para perfeccionar el desarrollo.