El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se reunió con su par cubano, Raúl Castro, en La Habana en una visita histórica. Al término del encuentro, el mandatario manifestó: "El destino de Cuba no va a ser definido por Estados Unidos".

En ese sentido, el mandatario estadounidense expresó: "Esto no se va a transformar de la noche a la mañana. Tenemos serias dificultades en los mercados. Estados Unidos reconoce el progreso que ha hecho Cuba como nación en educación y salud. El destino de Cuba no va a ser definido por Estados Unidos ni por ninguna otra nación. El destino de Cuba será decidido por los cubanos. Es un nuevo día".

"El destino de Cuba no va a ser definido por Estados Unidos"

"Michelle y mis hijas querían venir a Cuba para ver la belleza de su pueblo. Nos sentimos emocionados por cómo nos recibieron ayer con sonrisas. Estamos muy agradecidos de poder experimentar su comida", contó Obama.

Además, expresó: "Traigo conmigo la amistad del pueblo estadounidense. Tengo una de las más grandes delegaciones, lo que muestra el entusiasmo que hay por renovar las relaciones con el pueblo cubano. Queremos que haya nuevas oportunidades para los cubanos".

"Es un momento de gran emoción. Es un tiempo de nuevas esperanzas", sostuvo Obama.

Por otro lado, el mandatario estadounidense se refirió a lo que ocurre en Venezuela al señalar: "Toda la región está afectada por la situación en Venezuela".