La sala 6 de la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional decidió que la investigación por la muerte del fiscal Alberto Nisman, pase a la Justicia Federal, tal como había pedido la ex jueza del caso Fabiana Palmaghini, que se declaró “incompetente” y además denunció a la fiscal Viviana Fein por omisión de información.

La decisión fue tomada por los jueces Julio Marcelo Lucini, Rodolfo Pociello Argerich y Mario Filozof, que afirmaron que “resulta imposible con las actuales constancias del legajo, afirmar o descartar, con la certeza que todos reclaman”, que la muerte del fiscal especial de la UFI - AMIA, haya sido un crimen o suicidio.

LOS FUNDAMENTOS

1 – PRIMERAS ACCIONES. El fallo de la Cámara critica las primeras acciones que se llevaron a cabo el 18 de enero de 2015 en el lugar donde apareció muerto Nisman: “se verifica una deficiente actividad que generó más incógnitas que certezas”.

Al respecto, enumera que en el departamento del fiscal “se incautó diversa documentación, parte de la cual se entregó a la progenitora de Nisman sin ser debidamente detallada, junto a objetos electrónicos y otros efectos que se hallaron en el inmueble, disponiéndose luego el traslado del cuerpo a la Morgue Judicial”.

2 – GENTE EN LA ESCENA. También remarca “la gran cantidad de personas que circularon por el interior del departamento sin que una autoridad concreta las coordine y el tardío aviso dado a las autoridades judiciales o del Ministerio Público, que debieron impartir directivas en horas tan decisivas”.

“Obviamente, estuvo lejos de preservarse toda la posible prueba e imprimirse una línea investigativa dirigida con premura a despejar las dudas que presentaba el caso”, argumentaron los jueces.

3 – LAS AUTOPSIAS. La Cámara consideró que “las observaciones efectuadas a cada una de las conclusiones que ofrecieron las partes (autopsia oficial y autopsia de la querella) impiden dar preeminencia en esta instancia a una por sobre la otra”.

“En lo relevante no explican convincentemente, entonces, la secuencia desde el disparo hasta la forma en que se encontró el cuerpo, la razón de las aludidas manchas de sangre y, fundamentalmente la ausencia de rastros de pólvora en las manos de Nisman”, afirma el fallo.

4 – LA RECONSTRUCCIÓN. Los jueces consideraron que para despejar las dudas planteadas a las autopsias, hace falta la intervención de una junta interdisciplinaria, que fue ordenada hace tiempo y que “hasta el presente es una más de las medidas que inexplicablemente los instructores no han practicado”.

5 – TECNOLOGÍA ALTERADA. El fallo destaca que “en la notebook faltaban registros de eventos de ´Windows´ y del programa ´Teamviewer´, por el que se accedía remotamente a ella. Por alguna razón y aún no esclarecido el medio, fueron borrados y el reloj del sistema alterado”.

“Incluso en la computadora se hallaron fragmentos con saltos en el tiempo que no se corresponderían con la cadencia normal de ella. En su teléfono celular, la llamada entrante más antigua data del 18 de enero a las 13:46 y el mensaje de texto -sms-, el mismo día a las 09:51. No se lograron recuperar los anteriores a esa fecha que evidentemente fueron eliminados”, argumentaron los jueces.

6 – CUSTODIOS. “Es inexplicable el comportamiento de los policías que, en apariencia al menos, eran su custodia (más allá de determinarse si les cabe alguna responsabilidad penal). Nada indicaba que el Fiscal hubiere abandonado su domicilio y no respondía a numerosos llamados. Pero ningún aviso de ello dieron a un superior o a otra autoridad. Tampoco intervinieron directamente para saber si Nisman había sufrido alguna descompensación. Por el contrario iniciaron un periplo inexplicable de casi doce horas. La conjunción de todo ello lleva a concluir que pese a que el desplazamiento de Nisman era controlado por distintas fuerzas, nadie lo cuidaba”, consideró la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional.

“Estas comunicaciones, tal como sugiere la querella, requieren necesaria explicación ya que, hasta el presente, nada justifica que en un apacible domingo de enero haya existido tan inesperado movimiento en la madrugada entre personas vinculadas a las fuerzas de seguridad e inteligencia de nuestro país”, agregó.

7 – ARMAS Y LAGOMARSINO. “No ha podido responderse por qué Nisman debió recurrir a un tercero para proveerse de un arma, con la inquietud que ello podía despertar, cuando tenía una de idénticas características en la casa de su madre”, afirmaron los jueces y criticaron que “es insólito también que con las numerosas amistades -o conocidos- que tenía en diversas fuerzas de seguridad, necesitara recurrir a un asistente informático para obtener una pistola que no parece ser la más adecuada para defenderse de una eventual agresión callejera”.

8 – CRÍTICAS AL PRIMER JUEZ. El juez Manuel de Campos, titular del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Criminal de Instrucción Nº 5, fue el primer magistrado en intervenir en la causa.

El fallo de la Cámara critica al magistrado porque “debió ponerse al frente de toda diligencia que por su urgencia evidente permitía la más correcta conservación de la prueba” y sostiene que “todos lo describen con un comportamiento más social que funcional”.

“No cabe duda de que lo que debe entenderse por escenario del hecho debió extenderse más allá del ambiente en que fue hallado Nisman. Probablemente ya ni siquiera a su departamento sino al edificio en general. En cualquier lugar podría ser recogido algún dato útil. Y permitir un acceso tan descuidado o no evacuar la escena a su arribo, significó la imposibilidad de recoger huellas dactilares, pisadas o cualquier tipo de rastro en general que facilitara el esclarecimiento del evento”, destacaron los jueces.

9 – SERGIO BERNI – BARRO. La Cámara afirmó que el entonces Secretario de Seguridad “ingresó con barro en su calzado mostrando una desaprensión total por la circunstancia de hallarse en tal especial situación”.

A su vez,  informó que “el perito en balística para poder examinar la numeración del arma, extremo que no se advertía como urgente, deslizó su dedo por la corredera de la pistola, elemento primordial de la escena, borrando así todo posible rastro. Luego quitó las balas que había en su interior y las dejó, sin ningún tipo de recaudo, junto al arma, sobre el bidet al que obviamente manchó con sangre”.

10 – CONFIRMACIÓN DE LA MUERTE. “Por momentos el procedimiento pareció obtener ribetes absurdos. Por ejemplo, cuando el secretario de seguridad Berni que acompaña a la Dra. Fein en la revisación de la cocina sugiere concurrir al baño para cerciorarse de la muerte del Fiscal”, aseveró el fallo de los jueces de la Cámara.