El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dejó hoy la Argentina tras un día de actividad oficial en Buenos Aires y otro de descanso en Bariloche, a bordo del avión de mayor envergadura de la flota oficial del gobierno norteamericano.

Obama y su familia descendió en el Sector C de Ezeiza a las 23.47, a bordo del Boeing 757 que se utilizan para los vuelos de cabotaje, e inmediatamente abordaron el Boeing 747, con destino a Estados Unidos. Ambas naves se denominan “Air Force One”, como todas aquellas que transportan al presidente y que se constituyen en la sede del gobierno durante el traslado.

Como en cada uno de los movimientos aéreos del mandatario extranjero, fue recibido en la pista por un representante de la embajada en Buenos Aires y fue despedido en la escalerilla del avión por el vicecanciller argentino, Carlos Foradori.

El despliegue en Ezeiza fue esta vez algo menor que en la partida de esta mañana a Bariloche, ya que Obama no se trasladó por tierra. El operativo de seguridad que custodió al mandatario desde el Parque de la Memoria, dispuso que se cortara la mano de la autopista Ricchieri, en sentido Capital, para que la caravana oficial pudiera avanzar contramano en carril exclusivo.

En sus dos días en Argentina, la familia Obama cumplió con los ritos turísticos porteños y patagónicos, en tanto en lo político cerró acuerdos bilaterales y homenajeó a las víctimas de la última dictadura militar junto al presidente Mauricio Macri.

El mandatario había arribado al aeropuerto internacional de San Carlos de Bariloche a las 14.25, acompañado por su esposa Michelle, sus hijas Malia y Sasha, y su suegra Marian Robinson, en una visita que fue completamente familiar.

En medio de un fuerte operativo de seguridad y con presencia de periodistas locales y corresponsales de los principales medios nacionales y extranjeros.

El Presidente y su familia disfrutaron de una tarde de descanso donde caminaron por los jardines del exclusivo hotel y participaron de un paseo en barco por aguas del lago Nahuel Huapi.

El lugar elegido para la breve estadía fue el ala Moreno del Llao Llao, la más moderna del lugar, que contrasta con el tradicional ala Bustillo que, en otros tiempos, recibió a otros presidentes estadounidenses, como Bill Clinton, Jimmy Carter y Dwight Eisenhower.

El último encuentro con Macri


El Presidente argentino viajó desde Villa La Angostura junto con su esposa, Juliana Awada, para despedirse Obama y su mujer, Michelle. Luego los acompañaron hasta el helipuerto del Llao Llao.