El presidente norteamericano Barack Obama llego junto a su familia a Bariloche en medio de una fuerte protesta por su presencia en la ciudad del patagónica. La visita se produce en medio del Día de la Memoria, lo que caldeó los ánimos de los manifestantes.

Durante su traslado por la avenida Exequiel Bustillo hacia el hotel Llao Llao, en el sector de la costanera cercano al centro cívico de la ciudad, unos 300 manifestantes esperaron al jefe de Estado con carteles con la consigna “Patria sí, Colonia no”.

Agrupaciones políticas y gremiales, mapuches, estudiantes secundarios y universitarios, sumaron desde el inicio las consignas contra Obama y Estados Unidos, por el protagonismo del país norteamericano en el golpe de Estado, la represión y la organización del Plan Cóndor entre los gobiernos totalitarios del Cono Sur.

Durante la protesta se produjeron algunos forcejeos con la policía, que formó una valla para que pudiera circular la comitiva oficial.