Tras conocerse la foto de Aylan, el niño sirio que murió en las playas de Grecia, imagen que conmovió al mundo, la sociedad europea "olvidó" a los refugiados y, según varias organizaciones, se volvió a insensibilizar con respecto a la situación de los miles de refugiados que anhelan llegar al viejo continente.

Tal es así que Unicef lanzó una particular campaña para que los europeos vuelvan a empatizar con los refugiados: bajo el lema "El viaje de su vida", la agencia de la ONU para la Infancia le hizo creer a los clientes de un comercio que eran ganadores de un viaje para toda la familia a Grecia, Turquía o Austria. Los ganadores eran felicitados con globos y gran algarabía pero, al recibir el premio, se daban cuenta de que el viaje no era lo que parecía.

En ese contexto, Unicef le enseñaba a los ganadores un video de la travesía de los refugiados en su viaje hacia Europa, con el objetivo de despertar conciencia de lo grave del suceso. "Es un viaje lleno de aventuras y lo mismo parte de él lo tenéis que hacer a pie para intentar cruzar la frontera de un país a otro", decía el promotor.

Los ganadores del falso viaje, al ver el video, no pudieron evitar romper en llanto y todos coincidieron en lo trágico de la situación de los refugiados. El mensaje de Unicef concluye con que desde 2015 hasta el día de hoy, hay 300 mil niños refugiados en Europa, mientras que más de dos niños por día mueren intentando cruzar a Grecia desde Turquía.