Tres hombres fueron aprehendidos hoy como sospechosos del crimen de Claudia Lima, una niña de 10 años que había desaparecido el martes en la ciudad correntina de Santo Tomé y ayer fue hallada asesinada y violada en un basurero municipal.

El fiscal de la causa, Pedro Fonteina, informó que los detenidos, de entre 30 y 50 años, fueron arrestados luego de un allanamiento que se realizó en la casa de uno de ellos y quedaron alojados en la comisaría primera.

Según dijo Fonteina a radio Sudamericana de Corrientes, en la vivienda se hallaron elementos de interés para la causa que serán sometidos a peritajes en las próximas horas.

El fiscal dijo que si bien todavía no se efectuó la imputación a los aprehendidos, el hecho es considerado un "homicidio agravado criminis causa", es decir, cometer un delito para ocultar otro, en este caso la violación.

En las próximas horas continuarán los operativos y las declaraciones de testigos, ya que el "el hecho no está totalmente esclarecido".

Sostuvo que los sospechosos son vecinos del barrio Fátima, donde vivía la niña, y que estima que la conocían porque concurrían a la misma iglesia donde se la vio por última vez el martes. 

En las próximas horas continuarán los operativos y las declaraciones de testigos, ya que el "el hecho no está totalmente esclarecido", agregó. 

El cadáver de la nena, quien era buscada por familiares, vecinos y la Policí­­a, fue encontrado en el basurero municipal de Santo Tomé, en una zona de montes, a sólo cuatro cuadras de su casa.

La jueza Marina Durán de Pereyra aseguró ayer que la autopsia estableció que a la niña la mataron el mismo dí­­a de la desaparición por la noche, aunque hay dudas sobre si el lugar donde fue hallado el cuerpo fue la escena del crimen.

Es que, según explicó la magistrada, el jueves se hizo un rastrillaje en ese lugar, que es muy amplio, y el cadáver no estaba.

Tras la desaparición, se habí­a enviado a colaborar a la Unidad Especial de Investigaciones Delictivas de la Policía de Corrientes y también se habí­­a pedido ayuda a Gendarmerí­a Nacional, a Prefectura Naval y se utilizaron perros rastreadores y caballos en la zona del rí­o Uruguay.