La jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado, querellante en la causa por la muerte de su ex esposo, Alberto Nisman, celebró el pase de la investigación al fuero federal, insistió en que ese trató de un homicidio "vinculado a los servicios de inteligencia" y se refirió a la responsabilidad de la ex presidenta Cristina Kirchner: "No lo descarto pero no hay pruebas, no puedo entrar a responsabilizar gente".

En una larga entrevista con el diario El Mercurio de Chile, Arroyo Salgado insistió en que no tiene dudas de que Nisman fue asesinado, aunque al ser consultada sobre el rol de la ex mandataria aclaró que no tiene "pruebas" para hablar sobre responsabilidades.

"No tenemos dudas, por lo que nos dijeron nuestros peritos y por todas las pruebas que hay en el expediente, de que Alberto Nisman fue víctima de un homicidio", reiteró la jueza, aunque señaló: "Muchos dicen 'esto fue una orden de la entonces Presidente, lo mandó matar'. Yo no lo sé, tampoco lo descarto. Soy juez y tengo que ser cuidadosa. Si no hay pruebas, no puedo entrar a responsabilizar a esa gente".

"Si no hay pruebas, no puedo entrar a responsabilizar a esa gente"

En ese sentido, agregó: "Lo que afirmo son las cosas de las que no tengo dudas, porque si bien nunca dudé de que Alberto no se había suicidado, era mi convicción, y eso es algo subjetivo. Pero después lo tuve científicamente probado".

Por último, la ex esposa de Nisman celebró el pase del expediente al fuero federal: "Es un fallo muy importante, yo esperaba una decisión como esa en algún momento, porque no se puede tapar el sol con las manos. Para mí, hay prueba más que suficiente que demuestra que fue un homicidio".