Lleva un pulsera electrónica, está vigilado las 24 horas y un grupo de efectivos de Prefectura lo rodean para cuidarlo y, a su vez, prevenir cualquier intento de escape. Eligió un lugar para vivir (que no será revelado) y puede entrar, salir y recibir a quién se le ocurra. Leonardo Fariña ya está en libertad, luego una semana agitada y de dos largos años en la cárcel. 

En Tribunales corre el rumor de que cambió información por libertad. Los jueces lo niegan y aseguran que "no tiene nada que ver" y que el Tribunal Oral Federal N° 1 de La Plata sólo se limitó a responder un pedido de la defensa, que argumentó que Fariña no iba a fugarse en la causa por evasión ya que Casanello, cuando declaró como arrepentido, lo incluyó en el programa de testigos e imputados protegidos. Además, Fariña fue beneficiado por que ya había cumplido dos años de prisión preventiva.

Lo cierto es que desde anoche, Leonardo Fariña está dentro del Programa Nacional de Protección a Testigos e Imputados, que depende del Ministerio de Justicia, y dispone de un protocolo especial para preservar su seguridad y, al mismo tiempo, evitar su fuga.

El valijero tendrá libertad de movimiento, aunque "con restricciones", contó el subsecretario de Política Criminal, Martín Casares a Radio Nacional. Si Fariña viola algunas de esas medidas, podría volver a la cárcel. "En principio puede ir adonde quiera, pero siempre tiene que haber un análisis previo de seguridad", detalló. Y, para dar un ejemplo, explicó: "No podría ir a una cancha de fútbol", ya que en ese tipo de contextos no sería fácil garantizar su integridad.

En el dictamen que le otorgó la libertad, el Ministerio de Justicia comunicó que, debido a que se trata de una persona pública, "no se van a aplicar medidas de seguridad tendientes a su ocultamiento, sino de protección clásica: seguridad 24 horas por siete días; traslados bajo custodia y uso de la pulsera electrónica, a fin de resguardar su integridad física".

Fariña deberá comparecer cada vez que la Justicia lo convoque y, en caso de no cumplir, volverá a la cárcel.  Si cumple con estos requisitos, esperará en libertad el juicio oral por evasión fiscal agravada por el que está imputado.