Equipos de salvamento de Ecuador y Colombia lograron rescatar con vida a un hombre que desde el sábado estaba bajo los escombros de un inmueble que se derrumbó por el sismo de 7,8 grados de magnitud en la escala abierta de Richter que ocurrió en Ecuador.

La víctima fue identificada como Pablo Rafael Córdoba Cañizares, administrador del hotel El Gato, que permanecía sepultado entre cascotes, ladrillos y cemento del alojamiento que regenteaba, desde la noche del sábado, en la ciudad de Portoviejo, una de las más afectadas por el terremoto que golpeó a la costa norte ecuatoriana.

Aunque, antes que él, otras siete personas fueron encontradas sin vida en el lugar por los especialistas en salvamentos.

Con la colaboración de un familiar y gracias a una llamada telefónica, Córdoba Cañizares pudo al fin ser localizado, explicó el capitán Carlos Cevallos, de la Unidad de Rescate de la Comisión de Tránsito de Ecuador, en declaraciones distribuidas por la Secretaría Nacional de Comunicación, citadas por EFE.

"Antes habíamos rescatado siete cadáveres, pero nunca perdimos las esperanzas de encontrar a alguien con vida", comentó Cevallos, quien explicó que una vez comprobada la presencia del herido entre las ruinas, se estableció un plan de acción para acceder al lugar en el que se hallaba.