El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, anunció hoy una demanda de más de 60 mil millones de dólares para la colocación del bono que se emitirá para el pago a los fondos buitre, remarcó que se trata de "la más grande de la historia" y aseguró que "servirá para que las provincias puedan volver al mercado, para que haya más empleo y para que Argentina vuelva a crecer".

"Es la demanda más grande de la historia para un bono o una acción de una empresa de mercados emergentes y está entre las 20 más grandes de la historia para una emisión en general", subrayó Prat-Gay en conferencia de prensa junto al jefe de Gabinete, Marcos Peña, y agregó: "Para un país que esta en default, es impresionante que hayamos pasado de la oscuridad a la posibilidad de volver a conectarnos con el mundo".

En ese sentido, y sin abandonar la constante de remarcar "la herencia recibida", el ministro señaló que los recursos que se recibirán tras la colocación de los papeles habrá "fondos para el plan de infraestructura" y "va a significar que las provincias puedan volver al mercado, que haya más empleo y que Argentina vuelva a crecer". "No estamos en una etapa de ajuste, estamos poniendo el foco fiscal en los más débiles", afirmó.

Según el funcionario, desde el fallo favorable en la Justicia norteamericana ya hay firmados 220 acuerdos con los holdouts. Además, indicó que los funcionarios mantuvieron reuniones con más de 340 inversores y encuentros "muy interesantes en los organismos internacionales", como el Banco Mundial. "Para nosotros este es el punto del partida, no el de llegada", indicó, y añadió que el objetivo era "ordenar el desorden que recibimos".

Con respecto a la situación de la economía, el ex JP Morgan admitió que el gobierno esperaba "una primera mitad del año mucho más débil que la segunda, en la que se va apercibir mejor esto que por ahí todavía no se ve" y en la que "va a bajar drásticamente la inflación". "Es un tren que ya está arrancando, que necesitaba ser ordenado. Somos conscientes de que estas medidas implican un costo en el corto plazo, pero vemos que estamos encaminados en la dirección que creíamos y que prometimos", concluyó.