La fiscal Viviana Fein, que tuvo a su cargo la investigación por la muerte del fiscal Alberto Nisman hasta que pasó a la justicia federal, defendió el trabajo que realizó en el caso, dijo que la atacaron "injustamente" y que siempre se desempeñó "con total libertad", y reiteró que en toda la causa no hay elementos hasta el momento que permitan hablar de un "acto homicida".

"Me han atacado injustamente. Me resulta llamativo cómo se operó en mi contra", sostuvo Fein en declaraciones a radio Vorterix, las primeras que se conocen luego de que la fiscal presentara su renuncia esta semana, después de que la ex jueza de la causa, Fabiana Palmaghini, decidiera desplazarla en diciembre del año pasado y tomar personalmente la investigación por la muerte de Nisman.

En sus declaraciones, Fein aseveró no haberse sentido nunca "presionada" mientras tuvo a su cargo la investigación y que tampoco se sintió "tracionada" cuando tuvo que abandonar la causa, y expresó que sale a defenderse para que "se respete" su imagen tras 41 años de carrera en el poder judicial.

En tanto, reiteró que la querella que encabeza la ex esposa de Nisman, Sandra Arroyo Salgado, "unidireccionó la investigación hacia el homicidio" cuando "no hay ningún elemento contundente en los 60 cuerpos que tiene la causa que determinen que una persona haya entrado al baño y lo haya asesinado".

"La querella atrasó todo desde el principio, pedí pericias que demoraron dos meses", se defendió Fein, para quien el objetivo de la querella "era claramente que se pasara la causa al fuero federal".