El presidente Mauricio Macri se vio envuelto en un particular incidente cuando daba un discurso en la provincia de Formosa. Una bandera nacional golpeó su cabeza al momento en que hacía referencia a su intención de generar “trabajo de calidad”.

El mandatario desarrollaba un discurso, en el que señalaba que “generando estas obras, generamos trabajo de calidad”, cuando repentinamente el mástil, ubicado a su derecha y empujado por el viento, impactó en la nuca del jefe de Estado.

Rápido de reflejos, el gobernador Gildo Insfrán, acomodó el símbolo patrio en su lugar.

Macri no se detuvo en el furcio, y continuó con su breve alocución, en la que hizo eje en rechazar la iniciativa parlamentaria para limitar despidos al afirmar que se trataría de una ley que "va a favor de la arbitrariedad y aleja las inversiones".