El fiscal federal Guillermo Marijuan supervisó los allanamientos efectuados este martes en las propiedades que Lázaro Báez tiene en Santa Cruz, mientras que la Policía Federal clausuró las oficinas que el empresario tiene en Río Gallegos y donde funciona el estudio de su contador, César Andrés.

Los procedimientos se desarrollaron en el marco de la investigación por lavado de activos que lleva adelante el juez Sebastián Casanello, y comenzaron pasadas las 15 cuando Marijuan y funcionarios judiciales de la AFIP, la UIF y de fuerzas de seguridad abandonaron el juzgado Federal de Río Gallegos.

Los allanamientos involucraron estancias, departamentos y locales propiedad

Los allanamientos, que fueron coordinados por el juez Federal de Ushuaia, Federico Calvete, involucraron estancias, departamentos y locales propiedad de Lázaro Báez en Río Gallegos. 

Envuelto en un total hermetismo, Marijuan partió del aeropuerto "Piloto Fernández" a bordo de un helicóptero de la Prefectura Naval hacia una de las estancias del empresario investigado por lavado de activos, quien se encuentra detenido en la cárcel Federal de Ezeiza, según consignó la agencia OPI Santa Cruz. 

A la máquina también subieron dos perros entrenados para olfatear dinero, a fines de rastrear si billetes físicos están en algunos de esos lugares.

Casanello ordenó 37 allanamientos a propiedades registradas de Báez

Fuentes judiciales aseguraron que el helicóptero partió hacia las estancias de Báez sin que se haya podido determinar cuál de ellas será la primera en ser allanada por los funcionarios judiciales.

Paralelamente, otra comisión se dirigió a la calle Guer Aike para allanar los galpones, depósitos e instalaciones propiedad de Báez.

Se trata del mismo lugar que en el 2013 Gendarmería allanó por orden judicial, forzaron las puertas y adentro encontraron la llamada "Flota negra" del empresario, consistente en una veintena de autos de alta gama y de colección, todos de color negro.

Casanello ordenó 37 allanamientos a propiedades registradas de Báez pero los procedimientos podrían ser más, ya que incluirán los bienes registrables del grupo empresario y todo aquello que se considere pertenece al empresario o su entorno familiar.

Por ello, los procedimientos no se dirigirán sólo a las estancias y lugares mencionados por el procesado y actual imputado protegido Leonardo Fariña en su indagatoria como sitios donde los Báez tenían bóvedas u ocultaban dinero.