El juzgado Civil, Comercial y Minas Nº3 de San Luis, a cargo de Néstor Marcelo Milán, autorizó a la Cooperativa de Trabajo Indiel Limitada a continuar su producción habitual. La firma produce arranques y alternadores para equipamiento original de las terminales automotrices y piezas de reposición para el público en general.

En marzo, los 580 empleados de las dos plantas de la ex Prestolite Electric Indiel SA, ubicadas en las provincias de San Luis y Buenos Aires, habían formado una cooperativa de trabajo para continuar con el funcionamiento de la fábrica. El hecho sucedió dos meses después que los propietarios de la compañía dejaron de concurrir a sus lugares de trabajo habituales. A su vez, la firma se había endeudado en más de 80 millones de pesos, lo que incluía compromisos impagos a proveedores, al estado, a empresas de servicio y a los trabajadores.

“Tuvo un final que nosotros pretendíamos, esto nos da un marco de tranquilidad porque podemos trabajar”, expresó uno de los cooperativistas, Norberto Quevedo, al sitio SanLuis24.com.ar. Sin embargo, el operario reveló que, a pesar que la empresa está actualmente en producción, aún no les fue restablecido el servicio de gas (fundamental para hacer funcionar los hornos de la planta) y sólo cuentan con energía eléctrica para alumbrado. Ambas prestaciones habían sido cortadas por deudas de la sociedad anterior y, de acuerdo con la resolución judicial –basada en la Ley de Concursos y Quiebras Nº 26684-, deben ser abonadas por los propietarios anteriores, responsables del pasivo.