En Estados Unidos se eligió, por onceava vez, al Vehículo Concepto del Año. Hubo tres categorías: vehículos de próxima producción (Production Preview Vehicle), para aquellos modelos cuyo lanzamiento al mercado ya fue anunciado; autos concepto (Concept Car), para proyectos inéditos de autos de pasajeros; y camionetas concepto (Concept Truck), para rodados con posibilidad de trasladar cargas.

Vehículos de producción próxima

El vencedor fue el Honda NSX (que en Estados Unidos y Hong Kong se comercializará bajo la marca Acura, subsidiaria de Honda), que recupera la mística del deportivo que se comercializó, originalmente, entre 1990 y 2005.

“Al igual que el NSX orginal, enfatiza el peso bajo antes que la potencia bruta, con un diseño atractivo en el contexto actual”, fundamentó Chris Poole, uno de los jurados.

Autos concepto

El premio máximo fue para el BMW i8 Concept Spyder. Según el jurado Bill Shaffer: “con líneas que me recuerdan agua helada en un lecho de montaña, lleva la conducción sin techo a un nuevo reino de responsabilidad ambiental con la misión de una máquina de conducción extrema firmemente arraigada”.

Camioneta concepto

El Smart for-us se alzó con el máximo galardón en el rubro y es la primera vez que la marca tiene un finalista en la competencia. Se trata de la visión de Smart acerca de un vehículo de carga urbano amigable con el medio ambiente.

“Smart salta al siglo XXI con su pequeño eléctrico ‘para nosotros’ (for-us), combinado con la capacidad de carga digna de una pick up”, consideró el jurado Bob Kroupa.