El periodista, Eduardo Feinmann, famoso por pelearse con estudiantes secundarios invitó a dos de ellos a su programa para debatir el por qué de las tomas a colegios, medida de fuerza que repudió y tildó de "delito".

Feinmann, que se autodenominó como "antipibe", criticó la posición política de los alumnos del Nacional Buenos Aires y del Normal 1 e insistió en que "al colegio se va a estudiar".  

Los estudiantes mantuvieron la discusión con altura, sin chicanas y con absoluto respeto pese a los golpes bajos del conservador periodista.