Las contradicciones con su novio complican la situación de Michetti
Las contradicciones con su novio complican la situación de Michetti

Tras la imputación impulsada por el fiscal Guillermo Marijuan, los problemas legales para la vicepresidenta Gabriela Michetti continúan profundizándose. Hoy se sumará una denuncia referida a las sospechas sobre el origen del dinero robado en su domicilio el 22 de noviembre pasado con una acusación basada en los dichos, en sede judicial, de su propia pareja, el empresario Juan Tonelli.

De acuerdo con una ampliación de la denuncia penal que interpondrán legisladores del Frente para la Victoria ante el juez Lijo, las declaraciones testimoniales en la causa se contradicen con las explicaciones públicas que dio Michetti, llevando aún más confusión sobre el origen 50.000 dólares sustraídos, ya que no se menciona que hayan sido un préstamo de Tonelli. Lo mismo sucede con los 200.000 pesos que se justificaron como de donaciones para la fundación SUMA, aunque se presume podrían ser parte de una red de organizaciones que mantiene el PRO para financiar actividades políticas.

Otro factor que complica a Michetti es la semi clandestinidad de la fundación SUMA que preside. Creada en septiembre de 2009, la entidad no presentó un solo balance en la Inspección General de Justicia hasta que fue investigada penalmente y se vio forzada a hacerlo.

Tampoco tuvo nunca empleados registrados, pese a que Michetti admitió en una entrevista radial pagarle a la directora y a dos personas que realizaban tareas full time. Recién el mes pasado, luego del escándalo, la fundación cuyos aportantes son todos beneficiarios de contratos millonarios otorgados por el macrismo fue inscripta ante la AFIP como empleadora.