Más de 340 migrantes murieron en los últimos dos días al naufragar cuatro embarcaciones en las que intentaban llegar a Europa desde África, cruzando el Mediterráneo, informó la Organización Internacional de las Migraciones (OIM).

Sólo esta última madrugada murieron cien personas, informó a través de Twitter Flavio Di Giatomo, portavoz de la OIM, según refleja la agencia de noticias DPA.

De acuerdo a la información, la organización Médicos sin Fronteras pudo rescatar a 27 personas de un barco accidentado en el que viajaban 130 personas desde Libia. "Esta tragedia es simplemente insorportable", escribió en su cuenta de la red social.

Días atrás, esta organización había advertido que jamás tuvo que sacar de las aguas tantos muertos como ahora y que 2016 se había transformado en el año más letal.

Según el dramático informe dado a conocer entonces por la OIM, los inmigrantes muertos desde el inicio del año que intentan atravesar el Mediterráneo hacia Europa son 4220. A estos, lamentablemente, hay que sumarles los más de 340 de estas últimas dos noches.

A las tragedias del mar se le añaden, a menudo, los dramas de tantos inmigrantes explotados.

En Italia, por ejemplo, se verifica la explotación ilícita de mano de obra, con más de 400 mil obreros agrícolas, en su mayoría inmigrantes.

Para combatir este fenómeno el Parlamento italiano aprobó una nueva normativa que comenzó a tener vigencia el 5 de noviembre, con un endurecimiento mayor de las penas y un control más estricto en las permeables costas de ese país.

Noticias relacionadas