Elisa Carrió
Elisa Carrió

Fiel a su estilo de generar internas en los espacios políticos creados por ella misma, Elisa Carrió volvió a fustigar al presidente de Boca Juniors y operador del Gobierno en la Justicia, Daniel Angelici, y al titular de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, al sostener que se trata de "cuestiones innegociables" para ella y para el presidente de la Nación, Mauricio Macri.

"Hay dos cuestiones innegociables: Lorenzetti y Angelici. Son innegociables para mí y son innegociables para él (por Macri), no sé cómo va a terminar", manifestó al cabo del congreso que realizó la Coalición Cívica-ARI (CC-ARI) en Villa Constitución, Santa Fe, para celebrar los 15 años del partido.

Carrió agregó que "hay una concupiscencia entre justicia, presidentes de clubes de fútbol y política que desconocía".

Si bien la legisladora menciona solo a Angelici al referirse al club de la rivera, la relación entre barras y política en esa institución tiene sus raíces desde bastante antes. Durante la presidencia de Mauricio Macri que llevó a Boca a una de sus máximas etapas de gloria deportiva bajo la conducción técnica de Carlos Bianchi, el entonces jefe de Seguridad de la bombonera, el fiscal Carlos Stornelli, tenía fuertes vínculos con el jefe de la barra, Rafael Di Zeo.

Carrió y Macri
Carrió y Macri

Un ex gerente de Seguridad del club, Claudio Oscar Lucione, es desde junio asesor del Secretario de Seguridad de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Lucione había sido desplazado, de manera previa, de la Policía Federal ante una denuncia por corrupción.

Angelici, por su parte, es un hombre cercano al vicepresidente 3º de Boca, Darío Richarte, operador judicial durante la gestión kirchnerista y uno de los accionistas del vaciado Grupo 23

En el cónclave de la CC-ARI también estuvieron la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal; el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich; y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley; entre otros.