La planta de marihuana que tantas controversias trajo en todo el mundo fue usada por la medicina china durante miles de años. En general, todas las culturas ancestrales realizaban sus remedios con la naturaleza como base. El avance de la industria farmacéutica generó que muchos medicamentos naturales fueran demonizados y que no tuvieran lugar en el mercado de la salud.

Los nacidos en culturas urbanas y monopolizados por la medicina alopática poco sabemos sobre la fitoterapia. En las áreas rurales, y en las extensas zonas de comunidades indígenas de nuestra América latina, la medicina de las hierbas sigue siendo el recurso diario para salvar los dolores o enfermedades de los seres humanos. Los curanderos o personas sabías, como los abuelos, son respetados por contar con la información más certera sobre los efectos y funciones que cada arbusto.

Medicina natural: marihuana ¿Efectos nocivos o curativos?

Una información básica para la medicina natural es reconocer que las plantas tienen diferentes principios activos en cada una de sus partes: troncos, resinas, hojas o flores. Así como pueden ayudar a la salud o al organismo, otros, pueden tener componentes tóxicos o nocivos para alguna parte del cuerpo humano. El conocimiento y la correcta administración de la medicina natural será lo que nos permita obtener los beneficios de cada una de las hierbas que utilizamos.

La planta originaria de Asia puede llegar a contener más de 70 componentes activos. En mayor proporción encontramos el tetrahidrocannabidol (THC) y el Cannabidol (CBD), de la familia de los Cannabinoides. Cada uno de estos principios se halla en diferentes proporciones según el tipo de semilla y de cepa. En tanto, hay plantas de distinto origen: Sativa, Indica o Híbrida.

Telam
Telam



Pero cuáles son las propiedades de cada cepa y cómo se identifican. La Indica son plantas más bajas y se las reconoce porque el color de sus hojas es más oscuro. De esta raza se dice que es indicada para obtener relajación y alivio del stress, algunas semillas son recomendadas para poder dormir.

En cuanto a la sativa, los árboles son mucho más altos, sus hojas son finas y de color verde claro. Esta cepa se identifica como medicina para el alivio de los dolores corporales. Por su parte, en las híbridas, la mezcla de los genes de las dos razas optimizaron la planta para obtener lo mejor de cada una.

Efectos de los principios activos: CBD y el famoso THC

El cannabidiol (CBD) y el tetrahidrocannabinol (THC) son los dos ingredientes principales en la planta. EL THC se activa por combustión y genera un efecto psicoactivo. Es el componente que mayor cantidad tienen las variedades de semillas de marihuana que existen en América. Sus efectos medicinales son combatir las náuseas, vómitos, estimular el apetito y es recomendado en pacientes con cáncer tratados con quimioterapia. También tiene propiedades analgésicas, genera excitación sexual y es miorrelajante.

Pero no todo es color de rosa con el THC, porque este principio que actúa en nuestra psiquis también puede modificar la percepción del espacio temporal, alterar la memoria, causar desorientación, nerviosismo, taquicardia, ansiedad y paranoia. Por esta causa, es que no se recomienda su consumo en personas que hayan sufrido antecedentes de pánico, esquizofrenia, bipolaridad o depresión ya que podrían acrecentarse los síntomas.

La naturaleza es sabia y cada uno de estos efectos generados por ese componente, pueden ser contrarrestados con otro principio activo: el CBD. Por lo tanto, cuando la semilla cuenta con un porcentaje similar o mayor de CBD se anula la posibilidad de los efectos psíquicos y se profundizan los efectos orgánicos o físicos. A diferencia del THC, el CBD actúa en el cuerpo, sin ningún tipo de efecto en la psiquis. Este último interesa más a la industria de la salud ya que no corre con los riesgos del THC.

Una de las propiedades más importantes del CBD es la inducción a la eliminación de las células cancerígenas sin que se afecten las células sanas del cuerpo. A su vez, reduce convulsiones epilépticas. Ayuda a controlar los desordenes psicóticos, depresión, ansiedad, y proporciona efectos neuroprotectores para los ACV. Al igual que el THC, también es antiinflamatorio, analgésico y combate las náuseas y los vómitos.

¿CBD para uso medicinal y THC para uso recreativo?

Cada semilla tiene diferentes cantidades de CBD o THC y dentro de cada uno de estos principios activos los efectos son variados. Tanto uno como el otro tiene beneficios para la salud. En los países donde la marihuana ha sido legalizada para uso medicinal, como es el caso de California en Estados Unidos, la ciencia y la industria han ido acompañando esos avances legales manipulando la naturaleza y generando cientos de tipos de semillas y clones según la necesidad de pacientes y usuarios.

Cada planta tiene su definición y detalle sobre la cantidad de cannabinoides que la conforman. Por lo cual, los californianos que quieren sentir euforia, felicidad y relajación, seguramente, elegirán un tipo de semilla Sativa “Souer Diesel”, sabiendo exactamente cuál es su composición química (contiene entre un 19 y 25% de THC y entre un 0,1 y 0,3% de CBD, un 0.04% de CBN, un 0,01% de Linalool, un 1% de CBG, etc) y que los efectos nocivos pueden ser paranoia, mareos y ansiedad. En este caso, los médicos la recomiendan para casos de estrés, depresión, dolores musculares o migrañas.

En Argentina y en Latinoamérica, estamos lejos de esa realidad y de saber qué tipo de marihuana se está consumiendo. Informarnos será el mejor remedio para el uso de esta planta medicinal ya reconocida por las antiguas culturas, y en nuestros días por el Congreso Nacional.