Esta semana se conoció la intención del Gobierno nacional de mover durante el 2017 el feriado del 24 de marzo, Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, al lunes 27 de marzo y así darle un fin turístico. "Es una medida muy ofensiva. Quieren convertirlo en un día de paseo", apuntó rápidamente la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, en medio de la ola de repudios que generó la iniciativa. 

A pocos días de esa noticia, las Abuelas recibieron este miércoles un regalo muy especial en un tweet, que demuestra la importancia del feriado fijo: una niña egresada del nivel primario expresó que su "momento más feliz" fue su primera marcha un 24 de marzo de 2015. El día que la nena recuerda cayó martes y ella, como muchos otros chicos, pudo ir porque no tuvo clases y sus papás tampoco asistieron a sus trabajos. 

"Fue mi momento más feliz porque cuando vi a las Abuelas me emocioné mucho, porque ver a esas mujeres que luchaban por los derechos y no se rindieron me llenó de felicidad", escribió en la escuela la hija de Ernesto Cela, un trabajador de la educación y delegado de Suteba, quien compartió el texto manuscrito en su cuenta de Twitter.

El 24 de marzo se estableció como feriado en 2006 como una necesidad social de ejercitar la reflexión y la memoria, una fecha que recuerda a los 30 mil desaparecidos de la última dictadura cívico militar y a los más de 400 bebés apropiados que siguen buscando las Abuelas.

La anécdota en primera persona de esta nena revela lo valioso de aprender sobre los derechos en las calles, con vivencias a flor de piel, que quedan grabadas a fuego en la memoria.