El bloque del Frente para la Victoria del Senado, junto con otras bancadas de origen peronista, impulsaron hoy un pedido de preferencia para debatir el proyecto que eleva el mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias que llegó de la Cámara de Diputados, pese a que el Poder Ejecutivo accedió a su pedido de convocar a una mesa de diálogo para reformar el expediente.

Miguel Ángel Pichetto (crédito Télam)
Miguel Ángel Pichetto (crédito Télam)

El pedido fue realizado por el jefe del bloque mayoritario, Miguel Angel Pichetto, y secundado por el neuquino del Movimiento Popular, Guillermo Pereyra, de extracción sindical.

El pedido fue hecho "con o sin dictamen de comisión". Si no obtuviera las firmas necesarias, entonces debería ser habilitado por el voto de los dos tercios de los senadores presentes en el recinto.

Para lograr dictamen, el kirchnerismo solicitó hoy a las autoridades de la Cámara el reemplazo de dos de sus integrantes en la Comisión de Presupuesto y Hacienda.

Miguel Ángel Pichetto (crédito Télam)
Miguel Ángel Pichetto (crédito Télam)

De ese modo, el misionero Juan Irrazábal y el correntino Carlos Espínola, quienes se rehusaron a firmar el dictamen del proyecto de Ganancias que había sido votado en Diputados, fueron reemplazados por el formoseño José Mayans y el tucumano José Alperovich.

De ese modo, el kirchnerismo se aseguraría dos firmas más a las cinco que ayer había rubricado el documento.

Miguel Ángel Pichetto (crédito Télam)
Miguel Ángel Pichetto (crédito Télam)

Para obtener dictamen, el proyecto necesita de otros dos respaldos en una comisión donde el peronismo posee amplia mayoría. "Pedimos el tratamiento con o sin despacho de comisión para el miércoles que viene, si no hubiera un camino alternativo ya trazado y definido", dijo Pichetto al iniciarse la sesión de esta tarde en la que se debatiría la Ley de Emergencia Social.

El rionegrino agregó que "este tema no puede dilatarse sin tiempo" y afirmó que tanto el kirchnerismo como otros bloques de origen peronista "consideran que hay un tiempo que se agota el miércoles próximo".

"Esto no significa un elemento de coacción", aclaró Pichetto, y por ello destacó que "debe haber un instrumento en la mesa que apueste al consenso entre los sectores del trabajo y las provincias que pueda permitir que el Senado pueda articular una solución a este tema para que sea tratado en el transcurso de este año por la Cámara de Diputados con acuerdo de todos los bloques".

Miguel Ángel Pichetto (crédito Télam)
Miguel Ángel Pichetto (crédito Télam)

El pronunciamiento del peronismo se produce luego de que, en la tarde de ayer, le reclamó al gobierno nacional que convoque a una mesa de diálogo entre el oficialismo, la oposición, el sindicalismo y las provincias para modificar el proyecto que unificó los criterios del Frente Renovador, el ultrakirchnerismo y el peronismo disidente de Diputados.

La iniciativa creaba nuevos impuestos y generaba un costo fiscal de casi 140 mil millones de pesos.

Ambas cuestiones generaron un fuerte rechazo de los gobernadores de las provincias y de algunos senadores que se negaron a firmar el dictamen de la oposición.

Por ello, durante la reunión de Labor Parlamentaria, los jefes de los bloques le dieron mandato al presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, para que le haga llegar al Poder Ejecutivo la propuesta de una mesa de diálogo para mejorar el proyecto. El gobierno nacional anunció la aceptación de la propuesta y dispuso una reunión que llevará a cabo mañana con la Confederación General del Trabajo.