El diario Clarín volvió a caer en las garras del chiste fácil y la discriminación. Como alguna vez ya sucedió con una polémica caricatura machista y misógina contra Cristina Fernández (a cargo de Sábat, que dibujó a la Presidenta con la boca tapada) ahora le tocó al metrodelegado Néstor Segovia.

En su histórica última página, el matutino comandado por Héctor Magnetto publicó una viñeta del humorista el Niño Rodríguez, de pluma habitualmente más inteligente y certera.

Sin embargo, esta vez patinó.

El chiste, que ridiculiza a Segovia por sus dimensiones físicas, recibió el repudio del dirigente ferroviario Rubén "Pollo" Sobrero,