El Gobierno tuvo que salir a aclarar que no baraja construir un muro contra Bolivia
El Gobierno tuvo que salir a aclarar que no baraja construir un muro contra Bolivia

La ministra de Seguridad de la nación, Patricia Bullrich, se vio obligada a salir al cruce de algunas versiones que indicaban que el gobierno nacional podría sentirse atraido por la política xenófoba de Donald Trump y que, en ese marco, no verían con malos ojos el levantar un muro en la frontera de nuestro país y Bolivia.

En una entrevista con el diario El tribuno, de Salta, la funcionaria dijo que "en absoluto" planean la construcción de un muro que impida el cruce de ciudadanos bolivianos a la Argentina.

Asimismo, ratificó que el Estado nacional comenzará con "severos controles de frontera" en La Quiaca, Aguas Blancas, Salvador Mazza y Puerto Iguazú. Sin embargo, aclaró también que el "problema con la frontera no es la gente", ya que, dijo, "no tenemos un problema con la inmigración, tenemos un problema con el narcotráfico y con el contrabando. Nuestro problema no es la gente"

Sobre ese punto, señaló que "en el delito de la narcocriminalidad, todas las vías son importantes. La vía de expulsar rápidamente a los extranjeros que entren y que delincan en temas de narcocriminalidad, es lo mismo que meter rápido presos a los argentinos que lo hacen".

Además, apoyó la actitud del gobierno nacional en declaraciones del senador Miguel Angel Pichetto, que por estos días reniega de su anterior pertenencia al kirchnerismo y, pese a seguir siendo jefe del bloque de senadores del FpV, dispara munición gruesa contra las ideas que sostiene la corriente que lidera Cristina Fernández.

"Fíjese que en realidad este debate no lo arrancamos nosotros, lo arrancó el presidente del bloque de senadores del Frente para la Victoria", señaló Bullrich y agregó: "Nosotros lo estábamos estudiando, pero él permanentemente nos planteó que era necesario que la Argentina tenga estándares internacionales en relación con el tema del delito. Argentina no tenía on line los datos de todos los prófugos del mundo siendo un país que tiene Interpol hace años".

Recientemente, Pichetto llamó "resaca" a los inmigrantes que llegan a nuestro país desde Bolivia y Perú.

También Bullrich volvió a relacionar los delitos por drogas con la inmigración: "Ha habido una facilidad para poder desarrollar durante estos años ese negocio ilegal (del narco). Facilidad que también han tenido los argentinos. Nosotros consideramos que la Argentina no tenía una política contra el narcotráfico y que ahora la estamos teniendo. Se puede apreciar cómo avanzamos con el tema del control aéreo, se puede apreciar cómo hemos avanzado en el tema de los controles terrestres y este año va a ser un año en el que vamos a avanzar mucho en el tema de los lugares en donde hay entrada de todo tipo de mercadería ilegal. Así que vamos a hacer un plan tecnológico y de control. Estamos trabajando sobre un modelo que es modelo de investigación de todo tipo de organización o red de narcocriminalidad. Creo que hemos apuntado muy fuerte a todo esto", apuntó.

Más allá de su discurso, la ministra evitó dar precisiones sobre las modificaciones que llevarán a cabo y se limitó a decir que en las fronteras "se van a hacer cambios muy importantes, que ya se van a ver, pero son cambios muy importantes tanto en el control tecnológico como en el control humano. Van a haber cambios muy, muy importantes".