El fiscal federal Ramiro González imputó al director general de Aduanas, Juan José Gómez Centurión por la presunta comisión de apología del delito a raíz de sus dichos sobre la última dictadura cívico-militar.

La denuncia en la Justicia la realizaron diputados del Frente para la Victoria, quienes argumentaron que los dichos del titular de la Aduana eran: "un retroceso en la construcción de una sociedad con Memoria, Verdad y Justicia".

"No fue un plan sistemático para desaparecer personas, ni un genocidio", había manifestado el exmilitar que participó de los levantamientos "carapintadas" durante el Gobierno de Raúl Alfonsín.