El fiscal santiagueño Mariano Gómez, quien investa la masacre en la que un hombre apuñaló a su mujer y a sus cuatro hijos y luego quemó la casa en la que vivían en Santiago del Estro, confirmó hoy que el homicida tenía una restricción perimetral para acercarse a su pareja dispuesta por la Justicia, tras una denuncia por violencia de género efectuada por la mjer el pasado 6 de dieciembre.

El hecho ocurrió anoche cuando el policía retirado Rodolfo Ferreyra, de 60 años, sorependió a su familia, que volvía de hacer las compras. Tras apuñalar a su ex mujer, Nancy Lastra, y sus cuatro hijos, predndió fuego la casa con una garrafa.

La mujer, de 33 años, y los cuatro chicos, murieron incinerados mientras que el criminal fue internado en grave estado en el Hospital regional Ramón Carrillo.

Las primeras versiones de los vecinos hacían parecer que la tragedia fue accidental, pero a medida que fueron apareciendo testimonios quedó en claro que se había tratado de un asesinato.

Las edades de los niños masacrados oscilan entre los 8 y 12 años, la mayor de ellos, discapacitada.