Facebook
Facebook

Se llama Juan García Maqueda, es un galerista y curador porteño muy reconocido que vivía en los Estados Unidos desde hacía diez años. Tomó un vuelo desde Nueva York a Buenos Aires, cuando quiso regresar para continuar su labor allí no logró pasar el aeropuerto y fue deportado.

“Fue deshumanizante y degradante”, contó en una carta quien había logrado crear su propia empresa. Este argentino que también tenía la ciudadanía estadounidense fue incomunicado durante unas horas e interrogado por autoridades oficiales del gobierno de Donald Trump. 

Su intención de volver el 24 de febrero pasado, era para supervisar una muestra de arte llamada Chamber NYC que comienza este jueves. 

No es la primera vez que pasa desde que asumió el candidato republicano. Mese atrás le había sucedido lo mismo a  Asghar Farhadi, el director iraní de El Vendedor , y Khaled Jatib, el director de fotografía sirio que contribuyó en The White Helmets.

Facebook
Facebook

La carta del galerista

"The visible wall" (La pared visible)

Queridos amigos,

El pasado viernes, 24 de de febrero de 2017, se me negó la entrada a los Estados Unidos, la nación donde he estado residiendo legalmente en los últimos diez años.

El procedimiento fue deshumanizante y degradante en cada uno de sus pasos. Después de ser acompañado a las habitaciones de inspección secundaria, fui llevado para ser interrogado bajo juramento y amenazado con la posibilidad de que me fuera prohibido entrar al país durante cinco años.

El agente de la patrulla fronteriza me negó el derecho a la asesoría jurídica, alegando arrogantemente que los abogados no tenían jurisdicción en las fronteras.

Facebook
Facebook

Poco después mi declaración jurada fue entregada al director a cargo, me informaron que no se me permitió entrar en el país y, por lo tanto, estaban obligados a ponerme de vuelta en un vuelo de regreso a Buenos Aires esa misma noche.

Durante las siguientes catorce horas terriblemente dolorosas me estuvo prohibido el uso de cualquier medio de comunicación y no tuve acceso a ninguna de mis pertenencias, que fueron examinadas con ferocidad.

Me privaron de alimento. En tres ocasiones quise ir al baño y no tenía ningún tipo de privacidad, estando bajo la vigilancia constante de un oficial.

Por último, fui escoltado por dos agentes armados directamente al avión y se me negaron mis documentos hasta que llegué a mi destino, Buenos Aires.

Esta pesadilla de treinta y seis horas es nada más que una clara evidencia de un sistema de inmigración profundamente defectuoso en los Estados Unidos, llevado a cabo por una administración que está más interesada en la expulsión de las personas que en admitirlas.

Fui educado en Estados Unidos, trabajé en entidades de diseño de prestigio, y, ahora, como todos ustedes saben, soy dueño de una galería que da empleo a los estadounidenses y a los no estadounidenses por igual.

Chamber NYC apoya estudios de arquitectura y diseño en los Estados Unidos y en el extranjero. Soy dueño de varias propiedades en Nueva York y he colaborado en numerosos proyectos con arquitectos, contratistas y trabajadores de la construcción para llevar adelante proyectos que hacen a la vida de la ciudad. Hemos creado una red dentro de las industrias creativas que abarcan todas las disciplinas y medios de comunicación que ayudan a las personas a mantener sus prácticas y hacer lo que aman.

Estamos orgullosos de llevar la bandera de Nueva York a cada feria que hacemos y cada proyecto que iniciamos en todo el mundo. Nos auto-publicamos libros impresos en los Estados Unidos. Y ni que mencionar que tenemos que pagar considerables impuestos federales y estatales que ayudan a financiar muchos de los aspectos sociales que alimentan el motor americano.

Aunque no soy un ciudadano americano, Chamber NYC es un producto americano que espero que se suma al paisaje cultural del país. La galería fue concebida en línea con la misma idea de inclusión que se encontró en las calles de la zona este más baja (donde vivo) y donde viven un crisol de todas las nacionalidades y religiones.

Hemos trabajado con más de 200 artistas y diseñadores, de Tokio a Los Ángeles, de Amsterdam a Santiago, en nuestros menos de tres años de existencia, basándonos en gran medida en la movilidad social para transmitir nuestro mensaje y mostrar las obras que se quieren mostrar.

A mis amigos americanos, los exhorto a ponerse en contacto con sus miembros del Congreso e impulsar la reforma de inmigración. Impulsar un sistema que no aliena e intimidar extranjeros, sino que, por el contrario, da la bienvenida y anima a los ciudadanos de todos los países a querer mantener la inversión y contribuir a su maravilloso país.

Este próximo jueves, no seré capaz de celebrar la apertura de nuestro nuevo espectáculo, Recurso Interno, el que mi equipo y yo trabajamos duro para concebir, y no seré capaz de estar con los increíbles participantes que viajarán a los Estados Unidos, orgullosos de mostrar sus creaciones en una de las ciudades culturalmente más relevantes en el planeta.

Por favor, vengan a verlo, tomen una copa de vino, y disfruten de la muestra en mi nombre!

La esperanza de verlos a todos muy pronto,

Juan Garcia Mosqueda, Buenos Aires, Argentina