captura de pantalla
captura de pantalla

Los hechos que sucedieron anoche tras la histórica y multitudinaria marcha de mujeres demuestra que aún estamos muy lejos del Estado de Derecho al que aspiramos como Democracia. Al finalizar la movilización, más de 20 mujeres, entre las que había menores de edad, fueron detenidas, en lo que fue una suerte de razzia policial descontrolada, según describen las protagonistas.

Las mujeres pasaron la noche en las comisarias 1, 30, 7 y en la comunal 4 de la Ciudad de Buenos Aires y comenzaron a ser liberadas esta mañana, con golpes de distinta consideración y habiendo sufrido apremios ilegales de distinto tipo. Esta tarde deberán escuchar los cargos por las que se las acusarán. Una de las últimas mujeres en ser liberadas de la Comunal 4, fue Laura Arnés, periodista de Página/12, quien dejó un crudo testimonio.

"Directamente fuimos víctimas de una razzia policial. Creemos que llegó la orden de llevar detenidas mujeres por algo que estaba pasando en la Catedral, pero nosotras no sabemos qué estaba pasando porque estábamos a tres, cuatro o cinco cuadras de los eventos. Hacía dos horas que estábamos cenando. Nos habíamos levantado para ir a nuestras casas y una compañera fue al baño y mientras estábamos esperando llegó la policía corriendo, diciendo que teníamos que despejar, les dijimos que estábamos esperando a una compañera. Estaban todos sin identificación, otros estaban de civil. Agarraron a una de nuestras compañeras de los pelos, la tiraron al piso, yo la quise defender, me tiraron a mí y me golpearon"

"Nos dijeron que eramos unas negras de mierda y que por eso íbamos a ir presas y que si nos resistíamos, nos iban a romper los presos y hacía nos llevaron cuatro cuadras hasta los camiones", señaló.

"Vivimos un montón de abusos, nos requisaron dos veces, nos hicieron sacar la ropa, a algunas nos tocaron. Nos pusieron contra la pared. Nos nos dieron ni agua, no teníamos ni donde acostarnos", describió.