Sociedad

¡De película!: el lago de Carlos Paz se volvió fluorescente

El extraño fenómeno, ocurrido en una de las ciudades turísticas más importantes del país, pone en riesgo a más de un millón de personas. 

Los trabajadores de la zona usan barbijos para protegerse. Foto: Lis Heras.
Los trabajadores de la zona usan barbijos para protegerse. Foto: Lis Heras.

La contaminación del Lago San Roque, causada por el incremento de los deshechos arrojados al espejo de agua y sus afluentes, sumado a los desmontes en las márgenes de los ríos, fue denunciada por vecinos y asociaciones ambientalistas locales durante años. Esta semana, el calor y la gran humedad, más la falta de políticas ambientales, ocasionaron un evento fuera de lo común: el agua adquirió un tono verde azulado fluorescente debido a la formación de cianobacterias y algas extremadamente riesgosas para la salud humana.

A eso se sumó un olor nauseabundo que ocasionó, entre otros aspectos, la suspensión de clases en algunas escuelas de la ciudad de Villa Carlos Paz.

"Lo grave es que el embalse es la principal fuente de agua de la Ciudad de Córdoba y uno de los reservorios de agua más importantes de la provincia", expresó Noelia Gaillardou, que forma parte de la organización no gubernamental Asociación de Amigos Río San Antonio (ADARSA ONG). En efecto, cerca de 1,2 millones de personas reciben agua potable extraída del lago.

¿Qué comen las bacterias?

De acuerdo con la abogada ambientalista Marcela Fernández, habitante de Carlos Paz, "el principal nutriente de las cianobacterias es el fósforo de los efluentes cloacales". De esa manera, sostuvo que es necesario "hacer cloacas urgente y un manejo integral de la cuenca porque la vegetación ayuda a depurar".

Durante las últimas décadas, gran parte de las cuencas de los afluentes del lago -el Río San Antonio, el Río Cosquín y el arroyo Los Chorrillos- fueron desmontadas para la instalación de emprendimientos inmobiliarios y turísticos, lo cual erosionó los suelos.

Por otra parte, sólo el 30% de los habitantes de Carlos Paz está conectado a la red cloacal, de acuerdo con fuentes municipales. En los distritos aledaños, la cifra es casi nula.

"El exceso de lavandina y detergente que arrojan los hoteles, los barrios cerrados y los restoranes debido a la falta de políticas públicas ambientales hace que se mueran las bacterias que se alimentan de los sedimentos orgánicos que están contaminando", explicó Gaillardou. A la vez, sostuvo que la recuperación del embalse puede demorar entre 20 y 30 años.

Las cianobacterias son muy riesgosas para la salud, tanto al contacto como en la ingesta. Afectan al hígado, la piel y el sistema nervioso. Algunas, incluso, son cancerígenas: "El color azul nos está mostrando las últimas señales de vida que tiene el lago como fuente de agua para consumo humano", advirtió Fernández.

Por su parte, ADARSA ONG denunció las consecuencias de la falta de políticas públicas para la gestión integral de la cuenca del Lago San Roque: "El vertido directo o indirecto de más del 70% de los líquidos cloacales de los habitantes de la región -que son la fuente de nitrógeno y fósforo que generan la proliferación de algas y cianobacterias-, sumado a los desmontes, incendios y sobrepastoreo que erosionan los suelos e incrementan el depósito de los mismos en los cursos de agua, son las principales causas de este lamentable fenómeno", aseguró la asociación mediante un comunicado en el que aseguró que "el principal responsable es el Estado Provincial, que hace un abandono absoluto de la región en términos ambientales".

En ese sentido, el Comité de la Cuenca del Lago San Roque, creado por ley en 1989 para proteger el curso hídrico, se reunió sólo una vez desde su creación.


 

Noticias de “Medio ambiente”
Seguinos