Sociedad

¿Por qué nos ponemos la camiseta del Bauen?

Diego Pietrafesa

Nos ponemos la camiseta del BAUEN porque su desalojo no apunta sólo a los trabajadores del hotel sino que pretende disparar al corazón de uno de los emblemas del movimiento cooperativo.

Nos ponemos la camiseta del BAUEN porque somos trabajadores.

Nos ponemos la camiseta del BAUEN porque celebramos la auto gestión de los trabajadores, porque el BAUEN es un modelo de comprobada eficacia.

Nos ponemos la camiseta del BAUEN porque su desalojo no apunta sólo a los trabajadores del hotel sino que pretende disparar al corazón de uno de los emblemas del movimiento cooperativo.

Nos ponemos la camiseta del BAUEN por los tantos que se la sacaron:

1) El Presidente Mauricio Macri, que vetó una Ley de Expropiación aprobada por amplísima mayoría en ambas cámaras de Congreso.

2) La Justicia, a través de -entre otros- la titular del Juzgado Comercial 9 de la CABA, Dra. Paula Hualde, que fue veloz para pedirle a la Policía refuerzos para el desalojo y más veloz aún para desentenderse de una cuestión básica del derecho: el artículo 83 de la Constitución Nacional establece que una ley vetada por el Presidente mantiene durante un año su estado parlamentario. La magistrada le niega el derecho a los trabajadores de seguir buscando consenso político para ratificar la ley.

3) La Justicia -otra vez- que no quiere ver aquello largamente probado en el expediente: Que el edifico fue construido en 1978 con créditos otorgados por la Dictadura, préstamo que 39 año después sigue impago (¿cuántos hospitales y escuelas hubiéramos construido con esos fondos públicos?); que los dueños de BAUEN S.A.C.I.C. abandonaron la empresa y a sus trabajadores y "vendieron" el hotel a Mercoteles SA, cuyo presidente es hijo del titular de BAUEN S.A.C.I.C. (es un pasamanos, son los mismos); que la abogada que reclama el edificio es comunera del PRO en Caballito y esposa del ex subjefe de la Policía Metropolitana Ricardo Pedace, hoy a cargo de la Agencia de Control Gubernamental porteña (la pata política para un inmueble valuado en 30 millones de dólares).

Nos ponemos la camiseta del BAUEN por las 130 familias que recuperaron su dignidad y un salario.

Nos ponemos la camiseta del BAUEN por los miles de huéspedes que accedieron a un alojamiento sin cargo o con tarifas promocionales, muchos de ellos con extrema necesidad, desatendidos por los emprendimientos privados.

Nos ponemos la camiseta del BAUEN porque valoramos y admiramos la lucha que durante más de 15 años mantuvieron sus trabajadores, organizados, solidarios, comprometidos.

Nos ponemos la camiseta del BAUEN porque nadie nos impedirá soñar con un país más justo y menos desigual, porque somos testigos que esa esperanza habita en la avenida Callao 360.


#NoAlDesalojoDelBauen


 

Seguinos